oracion_para_pedir_sanacion_2La palabra es acción y tiene poder.  Dios creó el mundo a partir de la Palabra y Jesús ordenaba a los muertos que se levantaran de sus tumbas y sus palabras eran suficientes para obrar el milagro. La Palabra tiene una importancia fundamental para el espíritu y la vida física del hombre, porque, para decirlo no sólo en términos religiosos sino también científicos, sociológicos, antropológicos, “la Palabra es el hombre”.

De allí que sea importante la palabra al orar principalmente cuando se trata de oraciones para pedir por una sanación.  A continuación una serie de oraciones a distintos santos para lograr curación tanto física como espiritual.PARA SAN ACACIO

Oración para San Acacio“Tú que estuviste en el inundo

y dejaste la presencia de tu ejemplo

para todos nosotros creyentes, dile al Señor que lo amamos

y lo necesitamos en esta hora de tribulaciones para que sane nuestros cuerpos y espíritus. Amén.”

Para San Agapito“Señor, danos un incansable amor

por los hombres que tú has redimido,

y haz que nos impulse un sincero deseo

de anunciar tu evangelio, de palabra,

y sobre todo con las obras de nuestra vida. Amén.”

Para San Andrés“Al celebrar el recuerdo

del primer discípulo que llamaste a tu lado,

te adoramos, Jesús, y veneramos tu voluntad.

Haz que trabajemos por la unidad

de todos los que en ti creen,

en particular ofreciendo nuestra cruz personal,

y bendice con abundancia a los cristianos de la fe ortodoxa,

especialmente a su patriarca constantinopolitano,

sucesor de San Andrés apóstol. Amén.”

Para San Antonio Abad“Permítenos seguirte, Señor, dondequiera que nos lleven tus pasos benditos,

y danos la fuerza necesaria

para abandonar gozosamente

todo lo que nos impide ser discípulos tuyo. Amén.”

Para San Antonio de Padua“Señor, Padre nuestro, que diste ala Iglesia el acicate evangelizador de San Antonio de Padua,

lleva nuevamente de amor a tu pueblo

para que busque saciarse sólo de tu palabra

y suscita incontables predicadores de la verdad. Amén.”

Para San Atanasio“Cristo vino a morir por la salud de nuestro espíritu queestaba enfermo de idolatría y oscuridad.

Que la luz de la cruz vuelva a guiarnos como guió a los santos padres de la iglesia. Amén.”

Para San Bartolomé“Jesús, que has querido recorrer nuestro camino,

haz que sepamos conducir a nuestro amigos hacia ti

y acceder a las invitaciones de tu gracia,

que no dejas de formularnos por medio

de los hombres, tus hermanos. Amén.”

Para San Benito de Aniano“Tú que supiste encontrar el sendero de la luz

en medio de la más grande oscuridad de tu vida,

intercede por nosotros para que podamos seguir

tu ejemplo de bondad y soñación del alma,

y habíale de nuestras penas al Señor

para que Su infinita misericordia descienda sobre la tristeza de su rebaño perdido. Amén.”

Para San Benito“Crea, Señor, en tu Iglesia un espíritu de paz como el que llenó el corazón de San Benito

y haz realidad sus más caros deseos fecundidad de vida y amor para todos los hombres. Amén.”

Para San Brunoque en San Bruno, padre de monjes, nos diste un ejemplo deabnegación y amor al prójimo que debemos buscar

toda la vida; haz que las oraciones llenen las Iglesias y nos conduzcan hacia ti. Amén.”

Para San Columbano“Enséñanos a ser fuertes ante la adversidad,

suaves ante el dolor de nuestros hermanos,

fríos como el hielo ante el demonio que nos quiere en el mal,

tibios con los errores de los débiles de espíritu.

A ti nos encomendamos, para que intercedas por nosotros ante Dios. Amén.”

Para San Conrado“Al recordar junto con todo tu pueblo

a San Conrado, te pedimos, Señor,

que remedies la desunión de las Iglesias,

que inundes de amor a tus fieles,

para que el mundo crea. Amén.”

Para los Santos Cosme y Damián“Oh Padre, tu gloria consiste en que los hombres den mucho fruto y sean discípulos de tu Hijo, Jesucristo el

Señor;

haz de nuestro seguimiento del Evangelio

una alabanza constante de tu misericordia

por la cual nos has permitido conocerte. Amén.”

Para San Cristóbal“Oh Señor, a quien tan cara resulta

la vida de los mártires,

te rogamos que por su auxilio nos permitas

la gracia infinita de comer del árbol de la vida,

que está en el paraíso. Amén.”

Para San Cutberto“Gozoso es quien ha visto a Dios,

mas triste por siempre está quien lo ha visto y lo ha perdido. El camino está cerrado, y si tu infinita bondad no vuelve a

abrirlo, nuestra vida rodará hacia el abismo del maligno.

Muéstranos de nuevo el camino,

dale fuerzas a nuestro corazón para seguirlo,

y despierta nuestra alma para no volver a perderlo nunca

más. Amén.”

Para San Desiderio“Cura mis enfermedades

por tu intercesión ante Jesús,

porque Él y su Padre escuchan a los que,

como tú, han sido hijos amados y

amantes en vida y son ahora vecinos

del Paraíso conquistado por virtud. Amén.”

Para San Dionisio de Paris“Grande es el amor de Jesús para sus hijos,

grande es su misericordia,

pero más grande aún es su tristeza cuando nos ve caer.

Dionisio, padre santo, muéstranos un senderra que Jesús nuestro Señor vea sonreír nuestro espíritu bañado de Su luz. Amén.”

Para Santo Domingo“Señor, Verdad eterna,

haz que como Santo Domingo de Guzmán

vivamos enamorados de la verdad que nos predicaste,

deseosos de entregarla a nuestros hermanos y enteramente humildes ante ti y ante el mundo. Amén.’

Para San Edmundo“Dios Padre, Señor misericordioso,

la enfermedad me atormenta y mi alma sufre

al ver que no puedo levantarme

para buscar el pan de mis hijos.

Dios Padre, Señor misericordioso,

envía a tu siervo Edmundo ‘con un consuelo para mi salud. Amén.

Para San Egidio“Haz Señor, que los gobernantes busquen la paz, afiancen el bienestar de sus pueblosy promuevan el bien común, según el ejemplo de San Egidio. Amén.”
Para San Eligió“Dame, Eligió, tu bendición.

Cuando el daño me atormenta yo te pido tu protección,

cuando mi alma está perdida yo te pido tu calor.

Mi cuerpo está doliente, mi vida está en peligro,

y sólo el amor de Aquel a cuyo lado estás

puede ayudarme. Amén.”

Para San Erasmo (Telmo)“Querido Telmo, ahora estoy a punto de parir,

y así como de nuestra Madre María nació el Niño Jesús,

así cada hijo que viene al mundo reflejará Su gloria.

Protégeme del dolor, Telmo amado,

y cuéntale al Señor que un cristiano va a nacer.

Bendito seas. Amén.”

Para San Eustaquio“Estoy desesperado, mi Señor,

y sólo alrededor está la sombra.

Tu siervo Eustaquio intercede por mi desolación,

Señor, y te pido que le des tu bendición

para que alivie este desgarramiento de mi espíritu

y me devuelva la fortaleza de Tu amor. Amén.”

Para San Felipe Neri“Felipe, padre querido, tú fuiste

un favorito de los cielos y protegiste a tus hijos como un padre amante y consecuente.

Felipe, padre querido, no dejes de rogar por tu rebaño,

que enla Tierra sólo espera por el día en que Él vendrá para librarnos para siempre de todo mal. Amén.

Para San Félix de Nola “Mis ojos están enfermos, padre santo, pero no dejes que mi alma deje de ver la luz de nuestro Señor.

Dame tu sanación para estos ojospecadores,que se arrepienten y prometen no volver a mirar las piruetas deldemonio. Amén.”

Para San Francisco de Asís“¡Loado Seas, Señor, por la creación entera

que nos has entregado en heredad,

pero más te alabamos y glorificamos

por haberte encarnado para redimirnos!

Por intercesión de San Francisco de Asís,

tu dulce servidor, ayúdanos a perseverar en la fe

y a identificarnos contigo. Amén.”

Para San Francisco Javier“Señor, que has manifestado tu voluntad de salvar a la humanidad del pecado y de la muerte,

protege a los misioneros por la intercesión de San Francisco Javier y llama a muchos cristianos para que prediquen tu pal­abra. Amén.”

Para los Santos Gabriel, Rafael y Miguel.”Que la protección de los arcángeles

se deje sentir hoy y siempre sobre tu pueblo,

oh Cristo; que en su magnífica belleza

veamos sólo la luz de tu rostro; ten piedad, Señor, ten piedad. Amén.”

Para San Germán“Al fuego no le temo, padre mío San Germán.

Estando tú conmigo, nada me podrá quemar.

Ni las llamas del incendio, ni el calor falso e hiriente

en que Satán me quiere ver arder.

Creo en ti, creo en los que tú sigues,

creo en Nuestro Señor y en Su hijo

concebido por el Espíritu Santo. Amén.”

Para San Gervasio“No permitas que mi sangre pierda el rumbo, porque esta sangre quiere irse tras el diablo.

A ti me encomiendo para que intercedas

por mi sangre ante el Señor. Amén.

“No permitas, san Gervasio, este dolor. La sangre de Aquel que tanto amamos nos bendijo,

 

Para San Gregorio Magno“No te pido por mí, sino por mi alma.

No temo al dolor, no temo a la corrupción del cuerpo,

no temo a la muerte física.

Te pido por mi alma.

Permite que apenas deje este cuerpo vuele a tu diestra. Consuela este dolor dándome esa paz. Amén.”

Para San Gregorio Taumaturgo“¿Quién podrá calmar tanta desesperación,

tanta desolación, tanto desgarramiento?

¿Quién podrá, si el Padre me abandona?

¡No me dejes en esta desesperación, padre celestial,

porque no puedo amarte con el alma extraviada!

Ten piedad de mí, Padre amado,

y da alivio a este pecador. Amén.”

Para San Huberto“Esta pena mía me consume, porque mi mente ya no sabe cómo hacer

para huir de los delirios de Satán

que se ha ensañado con mi espíritu pecador.

Huberto, pídele al Padre
que devuelva el orden a mis sentidos extraviados. A ti me encomiendo. Amén.”

 

Para San Hugo“Vamos al amor, vamos al amado camino de San Hugo,

el camino que conduce al Señor.

No habrá dolor ni enfermedad ni fiebre

que debilite la fe de las ovejas alegres

siguiendo a su pastor. Amén.”

Para San Ignacio de Antioquía“Cura mi garganta, padre Ignacio, que quiero cantar mis alabanzas al Señor.

Cura mi garganta, padre santo,

que quiero repetirla Buena Nueva

y celebrarte con palabras de bendición

y salmos de Tu amor.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

Para San Ignacio de Loyola“Ignacio de Loyola, padre mío,

hijo amado de Jesús nuestro Señor

te pido que me cures de mis males,

que devuelvas la salud al pecador que te reza

noche a noche sus desvelos y que quiere

ser el siervo más humilde de los siervos.

Devuelve mi salud, padre querido. Ayúdame a celebrar a mi Señor. Amén.”

Para San Jorge“Padre santo, escucha la oración de Jesús

que te pide por los que tú mismo le entregaste;

permítenos santificarnos para que seamos uno,

como tú y tu hijo son uno en el amor. Amén.”

 

 

 

 

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.consultorioesoterico.com/oracion_para_pedir_sanacion.html

Para San José“Dios Padre, te bendecimos

porque tu cuidado no nos abandona nunca;

ya que has hecho hijos tuyos en tu Hijo único Jesucristo,

permítenos comportarnos como lo que somos

y devuélveme a la paz de mi Señor!

Enel nombre de Jesús. Amén