Alguna presión le deben estar aplicando los alcaldes del PRD a su dirigente estatal para que Rogelio Franco los encabece y además permita que se manifiesten exigiendo a la Secretaría de Finanzas la entrega de los recursos federales pertenecientes al Fondo para la Infraestructura Social Municipal (FISM) y del Fondo de Contingencias Económicas que no se les ha remitido. ¿Será que de lo que reciban habrá un porcentaje para las campañas perredistas o “de perdida” para el “gestor? Existe lógica en esa inferencia porque Rogelio Franco está reconocido como un ferviente partidario del color rojo, por lo que no se concibe sin cierta reserva su actual actitud de solidarizarse con los alcaldes como nunca antes lo había hecho pues los adeudos no son recientes. ¿De cuándo acá, lo llamarán al orden o está “cilindrado”?