Fue prácticamente fue a puerta cerrada el informe que rindió este día Luis Fernando Perera Escamilla como presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Lo increíble es que el titular de una Comisión que debiera ser emblemática del Derecho ciudadano tenga que reducir su vínculo con la sociedad a través de las organizaciones afines, según señala Guillermo Rodríguez Curiel, de la Asamblea Veracruzana de Iniciativas de Defensa Ambiental, quien señala sobre esta Comisión: “Ha sido una inútil, no sirve para nada, sus sesiones no son públicas, sus consejeros no funcionan, y el actual presidente no defiende a la sociedad en la defensa de los derechos humanos, y menos en el tema del medio ambiente. “Yo creo que el informe que hoy rinde el presidente de la CEDH debe ser ciencia ficción o retórica. No tiene nada que informar”.