El inefable Vicente Fox, en entrevista que concedió a Antonio Guillén, de Univisión, manda su mensaje a los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa: “No pueden vivir eternamente con ese problema en su cabeza, la vida sigue adelante. Qué bueno que quieren tanto a sus hijos. Qué bueno que los extrañen y los lloren tanto, pero ya tienen que aceptar la realidad, y el país tiene que seguir caminando y ellos también con el resto de su familia”. Así de fácil ve Vicente Fox la consolación por un hijo desaparecido. Y este señor fue el presidente de México, ¿será verdad aquello de que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen?