Se publica que el Orfis ha citado para aclarar algunos puntos de orden pecuniario al ex alcalde de Minatitlán durante el trienio 2010-2013, Leopoldo Torres García, el mismo que a su vez denunció a su antecesora en el cargo por un desvío millonario, no aclarado hasta ahora por cierto. Ahora Torre García debe aclarar en el Congreso un ejercicio de 32 millones de pesos señalados como quebranto financiero en la cuenta pública 2013. Son recursos del ramo 033, de los programas FISM y FASM. Minatitlán es uno de los municipios más endeudados en la entidad y, peor aún, el Congreso acaba de autorizar al ayuntamiento en funciones un nuevo endeudamiento que, como los anteriores, quizá no se refleje en obras de beneficio colectivo.