Llama la atención la propuesta que hacen al INE los padres de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos desde el 26 de septiembre pasado en el sentido que no se lleven a cabo elecciones en el estado de guerrero y que a cambio se designen autoridades propuestas por las comunidades. La respuesta consistió en que será el Congreso del Estado de Guerrero el que decida sobre las propuestas, el próximo 4 de abril. Es manifiesto que es el repudio hacia los partidos políticos lo que mueve la propuesta referida, pero de igual manera parece difícil cumplir una propuesta que al final tampoco sería la adecuada porque al decidir el Congreso de Guerrero, deciden los partidos que orientan su operación. En base a este razonamiento lo mejor sería que los “proponentes” participaran intensamente en el proceso electoral, aprovechando la convocatoria que actualmente tienen, para orientar el sentido de la votación en los diferentes municipios y distritos electorales; con ese procedimiento participaría toda la población en uso del libre albedrío.