No es nada nuevo el que los partidos políticos utilicen el supuesto resultado de una encuesta para fines propagandísticos; tal irregularidad se detectó por experiencias anteriores y se legisló en esa materia y respecto de las encuestas de salida, que en esta ocasión sólo podrán hacerlas las empresas previamente autorizadas por el INE. Dice Heriberto López, presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y Opinión que “Se debe identificar quién las hace, cómo se hacen, quién las paga o patrocina, quién solicita la publicación de los resultados, amén de todos los requisitos técnicos y metodológicos tradicionales que deben hacerse públicos y registrarse en el INE”. Habrá que ver cuánto cambiará el uso de las encuestas porque han servido para crear percepción de victoria, o sea de propaganda subrepticia, lo que auspicia desigualdad en la contienda.