De la misma manera en que la renuncia de Ebrard al PRD era de esperarse, así su incorporación a las filas de Movimiento Ciudadano se daba por un hecho y así alcanzar una diputación federal por la vía de la representación proporcional. Debe destacarse que no es creíble que Marcelo Ebrard al PRD haya renunciado al PRD porque este partido se ha acercado demasiado al PRI, porque, en protesta, no hubiera aspirado a ser candidato a diputado por un partido que se aparta de sus lineamientos. En cambio, a leguas se ve que se fue porque no logró esa candidatura y, también, porque allí ya no lo querían los Chuchos. Ahora va a participar como candidato por un partido que requiere los votos suficientes para mantenerse en la nómina del INE, lo que significa un intercambio entre cuota de votos por diputación.