utopico080315
Por Claudia Guerrero Martínez
09 de marzo del 2015

Ésta columna está dedicada a la familia Préstamo Rivera, para contribuir con más datos y detener a todos los culpables, del homicidio de su hijo Sebastián, y también a alertar a los padres de familia de Xalapa, que vigilen a amigos y conocidos de sus hijos, por un posible secuestro.

Lo que a continuación les contaremos, inteligentes lectoras y lectores, es una historia aterradora. Vergonzosa. En la que los padres de Sebastián Préstamo Rivera sufren el peor de los castigos y además, el peor de los calvarios. La muerte del joven poblano, quien cursaba la Prepa en el Tecnológico de Monterrey (ITESM), campus Puebla, no se la merecía y que por omisión de autoridades de Veracruz, donde impera la impunidad y el cobijo de delincuentes, permitieron este secuestro y asesinato, el 6 de febrero del presente. Cuestionables las acciones de la Fiscalía General veracruzana por no haber tomado en cuenta antecedentes históricos, días antes del secuestro y muerte de Sebastián Préstamo. Siéntense lectores y lean, pues los datos que revelaremos dan escalofríos y náuseas a cualquiera.

Después de la publicación de la columna “Veracruz: Tiempos violentos”, empleados de la ex procuraduría General de Justicia del Estado se entrevistaron con la que aquí escribe, para darnos datos y documentos sustentados sobre la investigación del secuestro y muerte de Sebastián Préstamo Rivera. Cuidaremos la fuente, para que no sufran de venganzas o sanciones por parte del titular Luis Ángel Bravo Contreras. La intención de ventilar ésta información “clasificada” es con la finalidad de alertar a los padres de Sebastián Préstamo, para que presionen a las autoridades de Puebla y a su vez, las autoridades ministeriales poblanas exijan a sus homólogos de Veracruz, para que brinden toda la información sobre la investigación de menores de edad que integran una banda de secuestradores en Xalapa, quienes perpetraron otros intentos y secuestros en la capital del estado y días después, el realizado a Préstamo Rivera, incluyendo su muerte, el robo del auto Mercedes Benz 2015 y fríamente, de manera calculadora, tiraron el cuerpo, localizado éste en la conocida “Curva Z”, del municipio de Yecuatla. Y los nombres de Edson Aldair Hernández Sangabriel y Rafael Barradas Hernández salen a relucir en averiguaciones previas, días antes, y en otros secuestros en Xalapa, como del perpetrado a Sebastián en Puebla.

No pierdan de vista ningún dato, que a continuación daremos en ésta historia.Omitimos el número de investigación ministerial, para no exhibir a los afectados, a quienes buscamos y buscamos para una entrevista, sin tener éxito y los empleados de la Fiscalía General de Veracruz nos hicieron hincapié de que ellos, los agredidos por estos menores de edad, no han querido hablar con la prensa por miedo a represalias, ya que muchos de los integrantes de esta banda de secuestradores están libres.

La relación de varios jóvenes menores de edad, involucrados en la banda de secuestradores y sus víctimas, data desde la primaria y luego secundaria, en conocida escuela xalapeña, ubicada cerca de la Avenida Miguel Alemán. En ella, becaron a Edson Aldair Hernández Sangabriel, gracias a que este pertenecía al equipo de Los Delfines de Xalapa y aunque no era un estudiante ejemplar, sí era un deportista consumado. Y ahí, el hoy detenido y confeso del secuestro de Sebastián Préstamo, conoció a hijos de empresarios xalapeños, políticos y personajes influyentes en la élite de la capital del Estado y además, integró al grupo a su primo hermano, Rafael Barradas Hernández, quien era hijo de un expolicía y actualmente el padre del asesino confeso de Sebastián Préstamo, trabaja en el Poder Judicial de Veracruz.

A medida que la confianza se daba, Rafael Barradas Hernández sostuvo una amistad con Ray Sebastián Gómez Garrido, hijo de una maestra de escuela, de quien decía a sus amigos, no conocer a su padre. Y cuando los jóvenes no son atendidos y vigilados por sus padres, inicia el consumo de alcohol, para luego, la mariguana y experimentar otras drogas. Y quizá, relacionarse con otros menores de edad y adultos, con el mismo gusto por el peligro y obtener dinero a costa de lo que sea.

El 21 de enero del presente y ojo con ésta fecha, Rafael Barradas Hernández y Ray Sebastián Gómez Garrido planearon y realizaron un secuestro. Sería perpetrado a un familiar de conocidos empresarios xalapeños, con gran arraigo en ésta ciudad, de quienes omitimos los nombres por razones obvias y arriba descritas. Y lo peor, que el candidato secuestrable conocía a sus captores, quienes en su condición de ser menores de edad, amigos de escuela, fiestas y actividades sociales en la capital del Estado, el secuestrable confiaba en ellos.. Lo mismo, que Sebastián Préstamo Rivera.

El día mencionado, a las 7 de la mañana, Rafael Barradas Hernández, Ray Sebastián Gómez Garrido, junto con Gerardo Gerasano, Moisés Pardo Pinos, hijo de un comerciante que vende jugos, Oliver Contreras Mendoza, hijo de un fisicoculturista en Cuernavaca y hermano de un Marino en los Estados Unidos, sin olvidar a Christofer Reyes, quien contaba con dos inmuebles, una de ellas, era usada como casa de seguridad en la zona del Fraccionamiento Montemagno, en la capital del estado. Los dos últimos, son mayores de edad y todos son consumidores de drogas y pertenecen a los llamados “dillers. Planearon el secuestro del menor de edad y se trasladaron a la casa en taxi, en las primeras horas de la mañana, pues Rafael y Ray Sebastián conocían los movimientos de la familia y ahí, con pasamontañas y guantes quirúrgicos, abrieron la puerta con la llave robada días antes, al propio joven afectado.

Y según testimonios de los empleados de la Fiscalía, quienes tuvieron acceso al caso, supieron que ésta banda de secuestradores actuaron confiados, pues el padre ya no estaba en casa e inmediatamente dos de ellos inmovilizaron a la madre, quien se encontraba dormida en su habitación, amarrándola con cinta de color gris, para luego, los cuatro restantes planearon golpear al menor de edad en su cuarto, ser amarrado, sacado de la casa, ser subido en el automóvil propiedad de los afectados y llevarse al secuestrado a la casa de seguridad en el Fraccionamiento Montemagno. Pero algo salió mal.

Los ministeriales aseguran que el joven se logró escabullir y salir corriendo, gracias a que la puerta principal estaba abierta y cayendo por las escaleras de la entrada, para así, los mismos captores lo tratarlo de atrapar nuevamente y meterlo en el automóvil. Pero su buena estrella lo ayudó, escapándose nuevamente y dejar atrás a los secuestradores. Y el menor de edad corrió por la avenida hasta encontrar a una mujer en una camioneta de lujo, quien lo ayudó en su angustia. El joven, inteligentemente fue llevado a una base policiaca adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública ubicada cerca de su casa en exclusivo fraccionamiento xalapeño y pedir ayuda, por lo que elementos de Seguridad Pública se apersonaron a la casa, encontrando a la mamá amarrada y amordazada en su habitación, pero en la del joven asustado, ubicaron dentro de ella a Moisés Pardo Pinos, quien no huyó como lo hicieron los demás integrantes de la banda de secuestradores, gracias a que el menor de edad estaba guardando en una bolsa, ropa de marca y pertenencias del afectado, para ser robadas.

Durante la detención en flagrancia, el joven Moisés Pardo “despepitó todo”. Aseguró que el secuestro lo habían planeado y perpetrado Ray Sebastián Chávez Garrido y Rafael Barradas Hernández, amigos del afectado, quienes gracias a las drogas y convertirse en “dillers”, los jóvenes necesitaba dinero para sus vicios y prometer darles pagos a los otros cuatro integrantes de la banda de secuestradores. Que pedirían cinco millones de pesos por el rescate y a Moisés Pardo le pagarían 100 mil pesos y la ropa del joven, quien sufrió al final, el intento de secuestro y privación de la libertad. Horas después, Moisés Pardo era presentado ante las instancias correspondientes y cambió su versión, con argumentos infantiles y llenos de ficción, orientados por sus abogados y con el recurso de ser menor de edad.

Y a partir de ese día y suceso, en la Fiscalía General iniciaron las omisiones, las lagunas jurídicas, el maltrato a los afectados, como si ellos fuesen los secuestradores y demás extrañezas, sin olvidar los muchos larismos. En la propia Fiscalía, según testimonios de los empleados, quienes estuvieron presentes, daban maltrato a los afectados, al igual que en el Consejo Tutelar para Menores Infractores en Palma Sola. La fuente ministerial asegura que gracias a la opacidad en las investigaciones, por órdenes del propio Luis Ángel Bravo Contreras, con una evidente omisión a un deber legal del Fiscal General, los menores de edad y adultos de esta banda de secuestradores no fueron molestados, ni investigados, mucho menos para dar con su paradero. Y ésta banda siguió reuniéndose para planear futuros secuestros y muy seguramente, el de Sebastián Préstamo.

El 6 de febrero del presente, Sebastián Préstamo Rivera, de familia acaudalada y amigo de los primos Rafael Barradas Hernández y Edson Aldahir Hernández Sangabriel, quienes planearon un nuevo secuestro en contra de Préstamo Rivera con resultados devastadores para los familiares y amigos del joven estudiante del TEC de Monterrey, campus Puebla.

Nuestra intención, no es sólo ventilar la opacidad y omisión legal de las investigaciones ministeriales de la Fiscalía General de Veracruz y de su titular Luis Ángel Bravo Contreras. Es también, poner en alerta a la Familia Préstamo Rivera para que con estos datos pueda hacer diagramas en Inteligencia Delincuencial, con conexiones de nombres y apellidos, amigos y hasta más culpables. Y lo más importante, impedir que ésta banda continúe con las actividades criminales de secuestro, privación de la libertad y extorsión.

Se les pretende enjuiciar como menores de edad y sean sentenciados con penas máximas de siete años. Para que les dé escalofríos a todos los inteligentes lectores, Edson Aldair Hernández Sangabriel, uno de los secuestradores confesos de Sebastián Préstamo, aún cuando la policía poblana tuviera pistas de los involucrados, fue a la funeraria, lloró en el féretro de Sebastián y hasta consoló a los afligidos padres. Que después de tirar el cuerpo en Yecuatla, las llamadas de rescate siguieron dándose a la familia Préstamo para pedir dinero. Que Rafael Barradas Hernández, después de apuñalar a Préstamo Rivera en la cajuela, lo tira en el lugar referido ubicado en Yecuatla y utiliza el auto Mercedes Benz para ir a la playa, subiendo fotografías de su nueva adquisición vía Twitter y se jacta de escribir la frase “aquí sufriendo” y “sin pedo” en redes sociales. Eso fue el 10 de febrero y el 16 del mismo mes, se encontró la lujosa unidad estacionada y abandonada junto a un restaurante de comida rápida en la Av. Lázaro Cárdenas, en la capital del Estado y curiosamente, casi frente a las instalaciones del Poder Judicial de Veracruz, donde trabaja el padre de Rafael Barradas. Y además, Barradas Hernández, con todo el cinismo, antes de dejar abandonado el auto, en dicho establecimiento, come ahí y deja un vaso con sus huellas dentro del coche. Y lo más, más lamentable, que fuentes extraoficiales nos aseguran que el padre de Rafael Barradas, de quien ya habíamos puntualizado que labora en el Poder Judicial, entregó a su hijo a las autoridades ministeriales de Puebla y las de Veracruz, no se inmutaron por pelear al detenido. En lo referente a Ray Sebastián Chávez Garrido, proviene de una familia disfuncional, olvidado por su madre, una maestra de escuela, quien permitió la drogadicción de Ray y su incursión como “diller”, palabra coloquial para señalar a traficante minorista o revendedor de droga. Este joven cursó su bachillerato en el Instituto Mayor de Veracruz.

Nos resta decirles a las familias xalapeñas, que observen a los amigos y conocidos de sus hijas e hijos. Es nuestro deber conocer sus familiares, lugares de trabajo, desempeño académico y costumbres. Si nuestros hijos tienen vicios, toman licor, fuman o usan pastillas psicotrópicas y para dormir. Tener mayor comunicación con ellos y vigilar sus gastos, sin olvidar no darles autos ostentosos que llamen la atención a células delincuenciales. Un alto porcentaje de secuestros refleja, que en su mayoría, son perpetrados por amigos, familiares y conocidos, gracias a la dependencia de drogas y dinero para llevar una vida sin freno, como el caso de Rafael Barradas Hernández, Edson Aldair Hernández Sangabriel y Ray Sebastián Chávez Garrido. Hay que tener los ojos bien abiertos.

***Notita 1: CGCS: El desmantelamiento. Este próximo lunes, el titular de la Coordinación General de Comunicación Social del Estado, Juan Octavio Pavón González anunciará una “reingeniería” en las dependencias adscritas a la Coordinación y desaparecerá las jefaturas de Radio, TV y Prensa. Habrá un despido masivo de empleados de confianza y se estudiará la permanencia de los sindicalizados en algunos departamentos. La intención de Pavón González, ante su ineptitud en el puesto y quien no tiene ni idea de lo que está haciendo, es despedir una gran parte de empleados y los que permanecerán en el puesto, hacer dos, tres y cuatro actividades con el mismo sueldo, para presuntamente ahorrar recursos . Pero además, mostrar a los medios de comunicación, quienes son desesperados acreedores del Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, pues les deben cifras de 9 mil, hasta 12 mil millones de pesos y que la CGCS no tiene solvencia económica para pagarles, justificando con ésta medida, la intención de realizar los despidos, como prueba de la escases de recursos. Nos llama fuertemente la atención, que mientras Juan Octavio Pavón quiere desmantelar y fusionar ésta dependencia, a su paso en Radio Televisión de Veracruz creó innecesarias jefaturas, copiando estructuras en otros estados, para colocar a recomendados, cuates y hasta parientes de funcionarios duartistas. Casos como el de Homero Bibiano, subdirector de televisión en RTV, quien muestra su ineptitud en el puesto, pero eso sí, tiene la lengua muy suelta, armando chismes y calumnias a quien puede. Lo interesante, es que este anuncio se dará este lunes y quien realiza los criterios de cambios y despidos, proviene desde Casa Veracruz y nos extrañaría ser con base a los lineamientos de la “primita” incómoda Córsica Ramírez Tubilla.

Contacto:

claudiaguerreromtz@nullgmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com

Twitter: @cguerreromtz