Hace cuatro meses un grupo de vecinos se manifestó en contra de la construcción de una gasolinera en la esquina de la avenida Xalapa con Francisco Vázquez, de la colonia Obrero-campesina, atendiendo la protesta la obra fue suspendida, pero el propietario, Ernesto Pérez Astorga, acudió a las instancias legales y acaba de anunciar que el Tribunal Superior de Justicia dictaminó la procedencia de esa edificación ya que no perjudica a terceros. Cuando la protesta quedó la impresión de haber sido una represalia hacia el propietario porque en su carácter de dirigente empresarial hizo señalamientos respecto a la inseguridad pública, pero buscó el amparo de las leyes y el dictamen lo favoreció. Qué bien, a ver si no le brinca la liebre otra vez.