Medina-Mora-1755389

Durante una reunión privada con senadores de Partido Acción Nacional (PAN), el embajador de México en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora, quien aspira a convertirse en ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por los próximos 15 años, les dijo que no milita en ningún partido político, pero sus convicciones están con elblanquiazul.

Agregó que no tiene partido, perofilosóficamente está más cerca del PAN.

De acuerdo con versiones de varios legisladores que participaron en ese encuentro a puerta cerrada realizado ayer en las oficinas panistas en el Senado, Medina Mora rechazó las críticas y cuestionamientos que han surgido a la posibilidad de que se convierta en ministro de la Corte y dijo que se trata de una campaña orquestada por algunos medios, debido a su postura contra el aborto.

Pagaré el costo por defender la vida

Definió: Ha habido una andanada en algunos medios por el tema del aborto, pero si tengo que pagar un costo por defender el derecho a la vida, lo pagaré.

Pese a esa postura, el PAN frenó ayer la posibilidad de que este jueves se votara ante el pleno el nombramiento del nuevo ministro, como pretendía el tricolor, y el tema quedó pendiente para el martes próximo. Luego del encuentro con Medina Mora, sólo los diez senadores que encabeza José María Martínez insistieron en que debían votar ya a Medina Mora.

Los panistas prefieren negociar la aprobación a cambio de que se apruebe la Ley General de Transparencia sin los cambios que pretende el gobierno federal.

El PRI, sus aliados verdes y la senadora de Nueva Alianza suman 62 votos, pero se requieren de dos terceras partes, es decir 85 sufragios, por lo que al coordinador Emilio Gamboa le faltan 23 votos, que deben salir del PAN, ya que el PRD y PT rechazan a Medina Mora.

Al actual embajador en Washington no le fue del todo bien en la reunión con los panistas, a la que asistieron también los otros dos integrantes de la terna, los magistrados Felipe Alfredo Fuentes Barrera y Horacio Armando Hernández Orozco, ya que recibió críticas y cuestionamientos de varios senadores, entre ellos Javier Corral y Marcela Torres Peimbert, quienes le preguntaron por su relación personal y política con el presidente Enrique Peña Nieto y el hecho de no cumplir con el requisito constitucional de dos años de residencia en el país.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.jornada.unam.mx/2015/03/04/politica/013n3pol