Simón Hernández Limón perdió ambos brazos al recibir una descarga eléctrica de alta tensión, tres años después del accidente está recuperado y trabaja en la tienda Uniorto de aparatos ortopédicos, que le dio la oportunidad de rehacer su vida y demostrar que la voluntad de luchar se sobrepone a la desgracia. De 29 años, Simón se ha adaptado para trabajar con sus prótesis con extraordinaria eficiencia, y convoca a empresarios sigan el ejemplo de Uniorto para dar oportunidad a quienes se encuentren en condición similar a la suya; y ¡vaya! Que su convocatoria tiene respaldo moral.