A una acción sobreviene una reacción. A una declaración de Miguel Ángel Yunes sigue una respuesta proveniente de quien oficialmente debe estar comisionado oficial para esos menesteres. Por esta mecánica no demorará la respuesta a lo que Yunes Linares expresa en su más reciente comunicado de prensa: “La  Auditoría Superior de la Federación no tiene orientaciones políticas ni electorales, es un órgano constitucional autónomo. Las observaciones al ejercicio de los recursos federales entregados a Veracruz son el resultado de una revisión basada en elementos técnicos y legales, en auditorías, y no tienen ninguna orientación política… Lo cierto es que Duarte y su banda se han robado miles de millones de pesos provenientes de fondos federales desde que llegaron al Gobierno del Estado y hoy que han sido exhibidos ante la opinión pública pretenden minimizar el hecho”, no tardará la respuesta en una confrontación ya clásica.