Por Claudia Guerrero Martínez
05 de marzo del 2015

Sorpresiva la nueva designación de Tomás Ruiz González en la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP). El hombre, de quien sus allegados relataban historias oscuras sobre desvíos de recursos, facturas fantasmas y graves hoyos financieros en la Secretaría de Finanzas y Planeación, de los cuales, el propio Tomás Ruiz se quiso deslindar con su salida en el 2013 y dejando sin firmar la Cuenta Pública 2012.

Y nos dimos cuenta ser una farsa todas esas historias, pues Ruiz González regresa al nido de delincuentes. Al terruño de los desvíos de recursos de los veracruzanos. Y pretender enmendar las finanzas en la SIOP, que presentan un daño patrimonial indignante, vergonzoso, gracias a anteriores titulares, quienes el poco recurso estatal, lo desviaron para su uso personal, para campañas y enriquecer a unos cuántos funcionarios duartistas. Y además, no pagarles a los proveedores y quienes brindan servicios, para así provocar un gran hoyo financiero, de grandes dimensiones.

Tomás Ruiz González no llega a la SIOP para hacer obra pública para beneficio de los veracruzanos. Y dudamos mucho, que sea para pagar a los proveedores y acreedores. Lo interesante de esto, es que el considerado estratega financiero “internacional” intentará resolver la grave situación en esa dependencia, en donde no se han aplicado recursos federales etiquetados, los mismos, fueron desviados a otros rubros como nómina y pago de deuda, sin olvidar los recursos etiquetados del FONDEM y otros, igualmente desviados para campañas, compra de conciencias y poco aplicados para damnificados.

La incongruencia motiva a Tomás Ruiz a aceptar un puesto con graves anomalías financieras y administrativas. Incongruencia, haber renunciado, en el 2013, por no ser tomado en cuenta en importantes decisiones financieras, facturas con enormes cantidades, las cuales iban y venían, sin ser notificado el propio Ruiz González, sin olvidar el incremento desmedido y sin razón, de la deuda en Veracruz, lo que motivó su intempestiva renuncia a SEFIPLAN en el 2013.

Hoy, Tomás Ruiz nombrado atípicamente, en una dependencia igual de atípica, con jefes con fines vergonzosos y corruptos, logra que su carrera, prestigio y nombre los tire a la basura, de manera irremediable. El VIP Tomás Ruiz, quien sale con estrellas de cine, come en exclusivos restaurantes y viaja por todo el mundo, quiso rodearse de cuestionados funcionarios estatales y volver a integrarse a una administración duartista, sin rumbo, invadida por la corrupción y desvíos de recursos.

Una lástima, el discurso realizado por Javier Duarte de Ochoa, con motivo de la toma de protesta de Tomás Ruiz. En él, el empleado de los veracruzanos habla de un Veracruz que no conocemos, argumentando tener una entidad federativa en desarrollo, con seguridad y vías de comunicación efectivas, cuando en el estado donde vivimos, las carreteras tienen infinidad de enormes baches, arterias destruidas e intransitadas. Un Veracruz de Tercer Mundo.

Duarte se merece los servidores públicos que tiene, pues no ha podido imponer su liderazgo, permitiendo que todos hagan lo que quieren. Ya falta poco para terminar ésta pesadilla gubernamental y ya contamos los días.

Notita 1: Tenemos una cita en Arena Política, este jueves, a las 19:00 en www.periodicoveraz.com y enlazado a www.agendamx.org. Además, Círculo Rojo del Periodismo Veracruzano, los viernes, igual, a las 19:00 horas, en www.periodicoveraz.com y enlazado a www.eldemocrata.com

 

 

Contacto:

claudiaguerreromtz@nullgmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com

Twitter: @cguerreromtz