El estricto régimen dietético monetario que la Secretaría de Finanzas le impone a la Universidad Veracruzana tiene a esta institución en un grave predicamento porque ni paga a tiempo a sus empleados ni puede cumplir cabalmente con sus programas académicos, por lo que la rectora pide a esa secretaría mayor eficacia en la remesa del dinero que le corresponde a esa casa de estudios víctima también de las dificultades financieras. Dice la rectora: “Lo de la nómina lo vamos cubriendo, pero sí queremos mayor puntualidad, en lo demás estamos avanzando en proyectos de infraestructura, ahí estamos al día”.