Si bien cada vez que declara algo el Secretario de Turismo deja un sabor a duda, lo cierto es que el sector del que es titular Harry Grappa es muy importante para el desarrollo económico de cualquier país o estado de la federación. Pero tal parece que Grappa quedó exhausto tras los Juegos Centroamericanos y del Caribe porque se ha mostrado más discreto de lo que conviene al sector; quizá en eso tenga que ver el poner cuidado en lo que declara. El caso es que hoteleros de Xalapa, de Los Tuxtlas, de Costa Esmeralda y ahora restauranteros de Antón Lizardo claman por la llegada de turismo, de clientela a sus negocios. Ni las Fiestas de la Candelaria, ni el Carnaval de Veracruz, ni el Festival Tajín han atraído el turismo como en otros años. Pasadas esas fiestas ahora les queda la Semana Santa, que ojala resulte de gran afluencia para darles un pequeño respiro.