No es la transparencia lo más destacable en el actual gobierno estatal, tampoco el interés por dejar en claro que se privilegia el manejo escrupuloso de los recursos públicos, muchos casos así lo comprueban y allí quedan para dar un mentís al discurso en contrario. Por esto no resulta nada novedoso el correo que circula relatando un caso más de impunidad: “La corrupción se premia” encabeza el mensaje que relata cómo un jefe de departamento en SEFIPLAN a quien le encontraron faltante por millones de pesos y aún con la intervención de la contraloría interna nada se sabe sobre el particular. Pero la cercanía de este personaje con un alto ejecutivo de esa secretaría le permitió ser rescatado y llevado a la Comisión Organizadora de los JJC y ahora está de vuelta en Sefiplan en un “puesto clave”. “Todo lo anterior es verificable con la contraloría de la Sefiplan y con el Subsecretario Juan Manuel del Castillo”, dice el correo.