El Banco de México acaba de presentar un reporte nada alentador acerca de las economías regionales, lo que de inicio preocupa a empresarios y demás miembros de la iniciativa privada: “directivos consultados hicieron referencia a la posibilidad de que tuviera lugar un deterioro nacional en la percepción sobre la seguridad pública”, dice el periódico Milenio. “En el caso de los estados del sur (que abarcan Guerrero, Oaxaca, Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán), los empresarios señalaron el riesgo de un eventual empeoramiento de los conflictos sociales”, se lee en e-Veracruz. Mx. Este es un panorama verdaderamente lamentable porque un mayor desempleo aunado a la inseguridad pública equivale a un coctel altamente explosivo.