Un auténtico drama, que seguramente se reproduce en todo el país es el que vive Oscar Valle, quien estuvo preso en el penal de Villa Aldama durante 21 meses, siendo inocente pero acusado de portación de armas y droga; delitos no comprobados por lo que finalmente fue absuelto y dejado en libertad. Sin embargo ¿quién le restituye el tiempo que vivió en prisión del septiembre de 2011 a julio de 2013?, es obvio que la indemnización de 805 mil pesos por daño moral y material que recibirá no resarce ese daño. De su amarga experiencia dice: “Estuve muerto casi dos años, a punto de desear que me hubieran matado, porque es muy duro levantarse después de estar en la mierda. No hay dinero que compense la infamia que viví, me quitaron todo lo que yo tenía: mi carrera, trabajo, mi vida amorosa, mi familia”…”Sí, la tortura existe”…”Era entrarle a los golpes para defenderme, con mordidas y patadas para que me dejaran en paz porque me agarraban seguido a golpes”. Como están las cosas ese es un riesgo de vivir en un “Estado de Derecho”, simplemente aterra.