Por Alejandro Soto Domínguez
21 de marzo de 2015
  • Poco a poco la sociedad veracruzana fue construyendo las circunstancias propicias para que surgiera una figura de la talla de FHB y su vendaval administrativo.
  • Con FHB se iniciaron los altos reintegros a la Tesorería de la Federación, realizados por las observaciones de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) de las Cuentas Públicas 2005-2010, suman 3 mil 597 millones de pesos, por el momento. Falta un sinnúmero de obras federales por aclarar.
  • En el periodo en comento, inició la época de la obra pública con un sinnúmero de vicios. Nadie se salvo, ni siquiera los pueblos indígenas, los recursos federales destinados a la infraestructura en sus regiones fue objeto de desvíos.
  • Veracruz, hoy nuevamente está en la lona, por lo pronto al cierre del año 2014, respecto al 2013, somos el primer lugar nacional en el incremento del porcentaje de personas que no pueden adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral en un 14.5 por ciento, contra el promedio nacional de 3.7 por ciento.

Gracias al generoso espacio de Vocero de la Provincia, en las últimas cinco colaboraciones analizamos los logros y retrocesos de las administraciones del Gobierno Estatal. Como se recordará en el periodo del Lic. Patricio Chirinos, destaca las finanzas ordenadas, gracias a la austeridad de su administración. Sin embargo existió un derrumbe de más de 100 mil empleos formales (IMSS). Del Lic. Miguel Alemán, anotamos el crecimiento exponencial del gasto corriente, de la caída brutal de las fuentes de trabajo del sector agropecuario, ganadero y pesquero de alrededor de 330 mil plazas. Cierto no creció la pobreza, gracias al éxodo veracruzano. En la anterior entrega se abordo el tema del Lic. Fidel Herrera Beltrán (FHB), comentamos que de acuerdo con el Coneval, entre 2008-2010, el Estado experimento un crecimiento brutal de la pobreza, con la incorporación de 600 mil veracruzanos, dentro de los cuales se contabiliza el aumento de 183 mil, catalogados como pobreza extrema. Como se puede apreciar, el análisis que se subraya, es que sí al país le afecta un resfriado, como es el caso de las crisis de los años 1994-1995 y 2008-2009, al estado de Veracruz le afecta una neumonía doble. Siempre salimos noqueados antes los desbalances nacionales.

No hay de otra, hay que reconocer que la economía de Veracruz no tiene bases sólidas, como es el caso de los estados norteños altamente industrializados, que entre otras fortalezas está una infraestructura social y física de primera: carreteras de cuatro carriles libres de cuota y personal preparado, entre otras bondades. Nuevamente se recalca, Veracruz es la única entidad federativa que ha perdido el mayor número de lugares de bienestar para sus habitantes en el periodo 1950 al 2000. Del 19 pasó al número 29, perdimos 10 puestos, en cambió Querétaro que estaba en el lugar 29, subió al lugar número 10. Así también este último estado, ocupa el primer sitio en el Índice de Desempeño de la Gestión del Gasto Federalizado por Entidad Federativa, Cuenta Pública 2013. Veracruz está en el 30. Este último indicador nos proporciona una de las razones del atraso del Estado, nos ha gobernado una burocracia ineficiente, por decir lo menos.

Por lo antes descrito, el periodo de FHB, no es un capítulo aparte de la historia moderna de Veracruz. La deuda, inseguridad, barbis a cargo del erario, finanzas estatales quebradas, los jóvenes que cobijo con poder y dinero a manos llenas que aceleraron las condiciones difíciles por las que atraviesa la actual administración estatal, se fue construyendo desde los años setenta. Poco a poco la sociedad veracruzana fue construyendo las circunstancias propicias para que surgiera una figura de la talla de FHB y su vendaval administrativo. Basta recordar que los reintegros a la Tesorería de la Federación, realizados por las observaciones de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) de las Cuentas Públicas 2005-2010, suman 3 mil 597 millones de pesos, por el momento. Falta un sinnúmero de obras federales por aclarar, entre las que destaca el Túnel Sumergido bajo el río Coatzacoalcos, obra iniciada en el 2005, que continúa hoy suspendida. Hay más de tres mil millones de pesos invertidos, los resultados de la revisión de la ASF No. 09-A-30000-04-0548, Cuenta Pública 2009, son devastadores: dictamen negativo, porqué tiene todo el catalogo de puntos críticos que una obra pública puede tener. Los reintegros antes mencionados, en una buena proporción, son por daño patrimonial, por las trampas que encontró la ASF.

En el periodo en comento, inició la época de la obra pública con un sinnúmero de vicios. Nadie se salvo, ni siquiera los pueblos indígenas, los recursos federales destinados a la infraestructura en sus regiones fue objeto de desvíos. La burocracia estatal encargada de obra pública, desarrollo social, salud, educación y finanzas le perdió el miedo a la desviación de los recursos federales etiquetados, sabiendo que quedara impune su actuación. Veracruz hoy tiene dos años consecutivos de crecimiento negativo de su economía 2013-2014, todo porque al Presidente Peña Nieto se le ocurrió una serie de reformas que provocaron débil, pero positivo crecimiento del producto interno nacional. Pero en cambio Veracruz, hoy nuevamente está en la lona, por lo pronto al cierre del año 2014, respecto al 2013, somos el primer lugar nacional en el incremento del porcentaje de personas que no pueden adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral en un 14.5 por ciento, contra el promedio nacional de 3.7 por ciento, conforme a los resultados del Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) que elabora el Coneval. Tardaremos varios años para recuperarnos de este huracán que inicio en el 2005, y con elecciones federales a la vuelta de la esquina.