Es curiosa la actitud del diputado José Ramón Gutiérrez de Velasco, quien fuera alcalde panista convertido al priismo más recalcitrante. El legislador preside la Comisión de Seguridad en el Congreso local y en ese carácter ha hecho apología de la seguridad que hay en el estado, una visión que debe respetarse pues tiene todo el derecho a manifestarse como mejor le convenga, que tenga o no razón es otro cantar. Pero resulta por lo menos curioso que ahora insista en que la salida de Audirac de la Secretaría de Finanzas es sólo un rumor cosa de “diablillos que quieren hacer la maldad”, simples “leyendas urbanas” (sic). Su actitu denota que debe haber un largo receso legislativo que le permite hacerla de vocero oficioso de Audirac, de quien asegura que está firme en su cargo, que pone orden y disciplina en la dependencia pues “más vale cuidar bien las finanzas a que el día de mañana salga responsable el Secretario de Finanzas y en consecuencia, el propio Gobernador”.