Ambos senadores coinciden en poner fin a las corruptelas que se han anunciado vía la Auditoría Superior de la Federación respecto de la cuenta pública de 2013; el sábado lo ratificó Héctor Yunes Landa: “Si en este reporte conclusivo hay indicios fundados de que  funcionarios del Gobierno del Estado se comieron algo de un plato ajeno, exigiremos, en principio, que lo vomite, para inmediatamente después, demandar sea inhabilitado como servidor público y puesto tras las rejas, como castigo y como ejemplo para quienes tengan la misma tentación de disponer del dinero público, como si fuera el propio”.