Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez

04 de marzo de 2015

  • 80% de participaciones van a deuda
  • Quitar un malo y poner otro peor

La incapacidad financiera del gobierno de Veracruz y la desesperación por salir del hoyo económico en que se encuentra, dio cinco muestras palpables este martes 3 de marzo, y estas son tan sólo, las que se hacen públicas, y por las que la administración estatal no ha podido conseguir un peso de los casi 5 mil millones de préstamos que pretenden para este año.

Lo peor es que durante el último informe se manejó pomposamente que la administración estatal obtuvo 5,681 millones de pesos más que el año anterior.

Si esto fue así, ¿dónde está ese dinero?

Por lo pronto, éstas son algunas evidencias públicas de la ineficacia financiera:

  1. Falta de pago a ex trabajadores de los Juegos Centroamericanos.
  2. Retención del pago a los pensionados.
  3. El anuncio de remover al Secretario de Finanzas para poner a otro peor.
  4. No han solventado la mayoría de las observaciones hechas por la Auditoria Superior de la Federación.
  5. No se han cubierto de forma puntual las participaciones a los ayuntamientos y organismos descentralizados a los que deben entregárseles.

 

La madrugada del martes 3 de marzo en las instalaciones del Instituto Veracruzano del Deporte un grupo de ex trabajadores y de prestadores de servicios de los Juegos Centroamericanos, reclamaban el pago que les habían prometido para el día anterior.

La noche del 2 de marzo se dejó correr la versión de que Rafael Cuenca dejaría la dirigencia de este organismo, para entregárselo a Carlos Sosa. Pero ambos fueron parte del comité organizador de los Juegos, en los que hubo múltiples manejos turbios de los dineros, al grado de que a los trabajadores -incluso a los directivos-, no les pagaban lo estipulado en los tabuladores, aún cuando estos eran públicos; en tanto que Rafael y Carlos tenían percepciones por arriba de los 100 mil pesos.

¿Cuántos meses han transcurrido desde que concluyó el evento y aún no pueden cubrir esas obligaciones?.

Los pensionados del IPE, es uno de los sectores más castigado por el gobierno del estado de Veracruz y su mala administración financiera; apenas el miércoles 3 de marzo y después de múltiples plantones y protestas, se hizo (supuestamente) el depósito en los bancos.

Las irregularidades en el pago de las pensiones ya son ineficacia reiterada por parte de la Secretaría de Finanzas.

El cúmulo de reveses que ha tenido la Secretaría de Finanzas llevó ya a que se maneje públicamente la posible salida de Mauricio Audirac de este cargo; incluso el diputado federal, Alejandro Montano habló de lo evidente que resultan los desencuentros “no muy gratos” que el gobernador ha tenido con Mauricio Audirac, por lo que ahora se menciona a Juan Manuel del Castillo como posible titular de la Sefiplan.

Cierto es que Audirac no ha podido con el paquete, pero colocar a Juan Manuel del Castillo, suena como a poner a quien ni siquiera sabe sumar a llevar las cuentas del estado. Su único mérito es ser parte del grupo selecto de duartistas, a quienes no les ha dejado de ir bien en todo el sexenio.

La Secretaría de Finanzas es también la encargada de solventar las observaciones que hizo la Auditoria Superior de la Federación, porque es la que recibe el recurso.

Que Veracruz fuese el estado con mayor monto y numero en las observaciones llevó a decir al Senador José Francisco Yunes Zorrilla, que esto “resulta incómodo”, pero también considero como muy grave que las observaciones a la cuenta del 2013 sean las mismas que las realizadas a las comprobaciones del 2011 y 2012.

 “Eso sí preocupa”, enfatizó y se pronunció por que se castigue a los funcionarios que causaron este daño.

Esa es otra de las causas por las que las instituciones financieras no quieren prestarle al gobierno del estado de Veracruz, pero también está la resistencia porque los recursos con los que se puede pagar la deuda ya están muy comprometidos.

Según la última evaluación hecha por la Secretaría de Hacienda, casi el 80% de las participaciones que se entregan al estado están ya comprometidas para el pago de la deuda pública bancaria, el 76.9%;pero de darse el recorte en las participaciones que desde el mismo gobierno del estado han anunciado, como una forma de justificar la falta de recursos económicos, el porcentaje puede ser mayor, Por eso las instituciones financieras están pidiendo garantías mayores que el sólo compromiso de las participaciones.

¿Cuáles?. Tal vez Audirac quiera explicarlas antes de irse. Por lo pronto el gobierno del estado de Veracruz tiene fama internacional en el sector financiero de que no entrega las participaciones o que lo hace con mucho tiempo de atraso.

En contraparte, el gobierno quiere presumir de eficacia en la administración pública al decir que en 2014 logró 5,681 millones de pesos más que en 2013.

Pero esto en lugar de mostrarle como una administración eficaz abona en las muestras de la incapacidad y la desaparición de los recursos.

Por todo esto, y mucho más, es que el gobierno de Veracruz no ha podido conseguir los casi 5 mil millones de pesos de deuda que ya le autorizó el Congreso local, en la Ley de Ingresos para el 2015, donde se asienta en el articulo 9 la autorización para conseguir deuda por el equivalente del 5% del total de los ingresos ordinarios estimados para este año, que son 98,783 millones 692 mil 524 pesos, lo que significa 4,939 millones 184 mil 626 pesos por deuda.

Pero nadie les quiere prestar.