Un manejo irresponsable del abastecimiento de agua al llano poblado por Minatitlán, Cosoleacaque y Coatzacoalcos, entre otras grandes poblaciones situadas a orillas del río Coatzacoalcos, ha originado el grave problema que ahora enfrentan al convertir a la presa Yuribia en un motivo de extorsión por parte de grupos organizados de la Sierra de Soteapan. Todo el dinero que se ha distribuido entre los dirigentes de los grupos organizados para extorsionar al gobierno de nada ha servido para apaciguar su fruición por la ganancia fácil y montados en ese macho ahora protestan por una “inequitativa” distribución de los apoyos y aprovechan para movilizar la inconformidad y sacar más raja a costa de los habitantes del valle. ¿Hasta cuándo?