Pues ahora resulta que el agua embotellada es un riesgo para la salud debido a que deshidrata, según el académico del Instituto de Geografía de la UNAM, José Carrillo Rivera. “La hidratación se da por dos situaciones, por la ingesta de agua y de sal, luego entonces si se consume sólo la desmineralizada la persona se está deshidratando y si además sufre de presión arterial baja puede tener problemas en un mediano plazo”; si esto es verdad entonces el agua que se compra en botellas de un cuarto de litro resulta demasiado cara y convendría más hervir el agua de la llave para convertirla en potable.