Por Estado de Derecho se entiende la prevalencia de las instituciones y el respeto irrestricto a la ley por parte de la autoridad y de la población mandante en toda sociedad organizada para la convivencia pacífica. En ese sentido la Ley establece límites a la autoridad y mecanismos de defensa legal a los ciudadanos cuando se sienten afectados por algún acto de autoridad que consideren arbitrario. Tal parece que así se configura la acción del ayuntamiento de Fortín al clausurar el Hotel Posada Lomas porque, según la autoridad municipal, no cumplía con las normas de protección civil, aunque la parte afectada alega que no se les concedió el tiempo reglamentario para cumplir con ese requisito. La decisión de la autoridad municipal seguramente será impugnada jurídicamente por los propietarios del inmueble clausurado, que por mera coincidencia son los padres de la dama que acusó al alcalde con licencia temporal de haberla agredido a golpes hecho que desató los problemas legales que tiene el edil. Así es la vida pero ¿qué necesidad?