Alfredo del Castillo acaba de tomar posesión de la Conade, entre los pendientes por arreglar más inmediatos está el de solventar una observación que alcanza los 514 millones de pesos por irregularidades en las obras construidas para la celebración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe; según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la remodelación del estadio Luis Pirata Fuente, la construcción del velódromo en Xalapa y la pista de canotaje de Tuxpan cuentan con “deficiencias” en la obra, administrativas y legales, lo cual derivó que el costo se haya elevado; además existe una observación de la cuenta pública de 2009, por la cantidad de 500 millones de pesos, que fue la primera ministración de recursos que hizo la Conade para la organización de los referidos Juegos, dinero cuyo paradero se desconoce hasta el momento. La otra bronca es del contralor del estado, quien debe dejar en claro a quien se fincan las responsabilidades pues aunque normativamente no es subordinado del exigente auditor de la federación esa dependencia no quita el dedo del renglón.