El dirigente estatal del PRD en Veracruz, Rogelio Franco, se queja del retraso en la entrega del dinero para las campañas de los candidatos a diputados federales en tiempos en los que se requiere “caminar mucho, sudar mucho, hablar mucho”, asegura. Acostumbrado a la negociación en lo oscurito con el gobierno, Rogelio Franco avizora campañas difíciles para sus candidatos, muchos de ellos anodinos, como no sea Alfredo Garcimarrero de Xalapa cuyo perfil de ciudadano destacado lo convierte en un candidato competitivo, aunque poco podrá hacer sin recursos para movilizarse. Por cierto, Garcimarrero, que no se presta a componendas, declaró la semana pasada que le presentaron en el PT papeles en blanco para que los signara, obviamente no lo consintió. Por lo demás, tanto Garcimarrero como Constantino Aguilar contienden en escenarios favorables como para comerle el mandado a sus oponentes.