1 zUÑ 5

Sociedad 3.0

Con la muerte del profesor y abogado Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, este jueves, a la edad de 71 años, acaba toda una era de los políticos oradores de carrera, que cultivaban la majestad de la palabra como medio de trascendencia, dentro del Partido Revolucionario Institucional, el siglo pasado.

Fundador y, hasta su deceso, Rector de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), Zúñiga tuvo una de las carreras más prolongadas y exitosas dentro de la nómina de los políticos veracruzanos, pues desde que inició su primera responsabilidad importante como director de Educación Popular en el sexenio del gobernador Rafael Hernández Ochoa, hasta el final, siempre se mantuvo en los primeros planos de importancia.

En los últimos meses le aquejó un cáncer de cerebro del cual fue sometido a una operación que resultó exitosa, pero el mal persistió, por lo que tuvo que ser sometido a quimioterapias, hasta que finalmente fue vencido por el mal a las 21:15 horas de este 23 de abril.

Obtuvo el título de profesor luego de cursar estudios en la Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen” y también era licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Inició su desempeño dentro de la oratoria fracasando en un concurso de la escuela Antonio María de Rivera, donde estudiaba la secundaria en 1959, y motivado por un prefecto que le aconsejó seguir ese camino porque a los oradores “se les facilita mucho conquistar a las mujeres”.

1 zUÑ 2

El aprendiz, en un concurso de las Logias Masónicas en Xalapa 

El organizador del evento era el profesor Raúl Olivares Vionet, y la mala experiencia para el joven Guillermo fue que el discurso aprendido de memoria sobre la Revolución Cubana, se le olvidó. Esto le determinó a no participar en ningún concurso más en esa escuela, porque cada vez que había uno, cuando el profesor de la clase preguntaba que quiénes deseaban participar, sus compañeros gritaban ¡Zúñiga, Zúñiga! en un sarcasmo cruel que no le perdonaba el error.

Sin embargo, continuó cultivando el arte de Demóstenes en secreto, hasta que finalmente se animó a participar, con triunfos rotundos en la Escuela Normal Veracruzana, en la Masonería, en el Instituto Nacional de la Juventud Mexicana y finalmente en el certamen del diario El Universal, en 1966, donde venció a José Ortiz Arana, de Querétaro;  René Pavicini, del Distrito Federal; Héctor Rafael Ancona, de Nuevo León; y Abel Dávila García de Zacatecas, que fueron los cinco finalistas.

Todo lo anterior se narra en el libro “Una voz libre”.

1 zUÑ 3

Fue integrante de la Gran Logia Unida Mexicana de Veracruz y ostentaba el grado 33 como miembro supernumerario del Supremo Consejo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, carrera que inició como integrante del taller de la Asociación de Jóvenes Esperanza de la Fraternidad (AJEF) “Lucio Lira Martínez No. 2”, y que se prolongó por más de 50 años.

 En su juventud, después de terminar su licenciatura en Derecho en la UNAM, trabajó como abogado en la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Gobernación y como abogado consultor en la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Presidencia de la República.

1 zUÑIGA

Así informó El Universal sobre su triunfo nacional

Dentro del ámbito educativo, Zúñiga Martínez fue director de Educación Popular en el sexenio del gobernador Rafael Hernández Ochoa; Secretario de Educación y Cultura durante dos periodos: de 1986 a 1989 y de 1997 a 1998; director del Instituto Veracruzano de Educación para los Adultos del año 2005 a 2007; del 2008 al 2011 fue director general del Instituto Veracruzano de Educación Superior, y finalmente, Rector de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), de la que fue creador y fundador, a partir del 1 de agosto de 2011, y de que la que presumía contar con una población estudiantil de 75 mil alumnos y tener presencia en 19 estados y en tres países.

1 zUÑ 4

Diputado federal

Creó los Centros de Estudios Superiores de Educación Rural, la Universidad Veracruzana Pedagógica y el Instituto Pedagógico de Normalización.

Dentro de sus actividades políticas, fue dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), diputado local y presidente del Congreso del Estado y diputado federal.

Fue presidente municipal de Xalapa, y fueron públicas sus diferencias con el entonces gobernador sustituto, Dante Delgado Rannauro, quien canalizaba recursos a Ernesto Pérez Villarreal, dirigente de la Junta de Mejoramiento de la Ciudad, en detrimento de las capacidades de obra pública del municipio gobernado por Zúñiga.

Dirigió las campañas del candidato presidencial Roberto Madrazo en Veracruz, y la del aspirante a gobernador, Fidel Herrera.

También escribía artículos para varios medios de comunicación, entre ellos Diario de Xalapa, lo que le valió un Premio Nacional de Periodismo en la categoría de artículo de fondo, otorgado por el Club de Periodistas de México. Varias veces intentó reanudar las actividades del diario El Tiempo, fundado por su hermano Rafael, pero siempre la actividad política se cruzaba en sus propósitos.

En noviembre del 2013 presentó su libro “Los duraznos y otros frutos” en el auditorio “Sebastián Lerdo de Tejada” del Congreso del Estado, obra que relata su vida al frente de los diversos cargos públicos; y también “Una voz libre”, que es una recopilación de discursos pronunciados a lo largo de su vida, y al que corresponden las fotos históricas que se publican en esta reseña.

Le sobreviven su esposa Guillermina Martínez, quien luego de jubilarse como profesora puso una guardería; así como su hijo Américo Zúñiga Martínez, actual presidente municipal de Xalapa y su hijo Guillermo Zúñiga Martínez, quien es comisionado en la Comisión Reguladora de Energía (CRE), así como su hija Anilú, que se dedica a labores empresariales, y varios nietos.

Ha sido velado en la sala 5 de la Funeraria Bosques del Recuerdo. A las 12 del día se programó un homenaje en las instalaciones de la Secretaría de Educación y a las 14 horas, misa de cuerpo presente en la parroquia María Madre de la Iglesia de la calle Zempoala.

Hasta la capilla ardiente han acudido personalidades de la política, empresarios, profesores, estudiantes, colaboradores y gente del pueblo a rendirle homenaje.

Guillermo