Primero, fueron las fosas clandestinas de Coatzacoalcos, que con mediano éxito lograron encubrir las autoridades en los medios, ahora se encuentran osamentas de cinco cadáveres en una fosa ubicada en la parte trasera de un Bar en Las Bajadas, al norte de Veracruz; adicionalmente, en “Colinas de Santa Fe” se habla de otra fosa clandestina. Afortunadamente los índices delincuenciales van a la baja.