Está más que visto que la legislación sobre las candidaturas independientes fue matizada con una serie de desalentadores obstáculos impuestos a los aspirantes, porque lograr el registro como candidato independiente es un verdadero triunfo, salvo que el pretendiente cuente con el apoyo de las estructuras oficiales para cubrir los requisitos que se exigen. La muestra palpable la encontramos en Xalapa, en donde de cinco aspirantes tres fueron descalificados y no podrán contender, aunque avisan que recurrirán a la impugnación debido a las aparentes irregularidades que condujeron a esa decisión. Pepe Valencia asegura que impugnará porque el INE incurrió en errores en el conteo de las firmas aportadas, lo mismo señala Pascual Pozos; lo cierto es que el INE tendrá que explicar cuál fue el criterio jurídico que prevaleció para contar y descontar las firmas: ¿prevaleció la de quien las consiguió primero o el orden en que se registraron los precandidatos?, esto apenas empieza.