El gobierno del estado se ha mostrado como un pésimo cliente, a juzgar por la larga lista de sus acreedores muchos de los cuales acuden al desesperado expediente de manifestarse públicamente. Así lo hicieron últimamente los propietarios de la empresa de luz y sonido Fire Spatk a los que el gobierno debe  400 mil pesos por servicios prestados desde 2013. Pero sólo es un botón de muestra porque día a día los acreedores, angustiados tras larga espera, deciden manifestar públicamente su diario penar para que se les cubra el adeudo.