Cualquier ciudadano se preguntará el por qué en ocasiones se producen asaltos, homicidios, secuestros, robos, levantones sin que la policía logre detener a ningún sospechoso o culpable de estos delitos, y por qué en ocasiones una vez que se sabe de un delito inmediatamente hay detenidos. Ese fenómeno es una de las causas por las que no se tiene confianza en los cuerpos policiales, pues se ha generado la percepción de que se detiene a algún sospechoso para convertirlo en culpable sólo para acallar las protestas. La figura del “chivo expiatorio” no es nueva, ojala no sea esa la que se aplique a los detenidos por el secuestro y asesinato de un joven alvaradeño y los detenidos, si son los culpables, paguen su culpa.