Por Sabino Cruz V.
10 de abril de 2015

¡Oiga! pues que vamos por la primera semana de campañas electorales, lo cual me imagino que no le ha quitado el sueño ni el hambre, ya que son los mismos quienes contienden, sus discursos y promesas son los mismos, las estrategias son las mismas, en fin que todo es lo mismo. Lo que si me imagino le dejó sin aliento es cuando supo, por voz de Jorge Alcocer, especialista en temas electorales, que estas elecciones intermedias nos costarán aproximadamente 37 mil millones de pesos; recurso que sólo incluye los 18, 572 millones 411, 236 pesos para el INE; 3 mil millones de pesos para el Tribunal Electoral; más 15 millones para los Institutos Electorales de los Estados.

A esta suma agréguele 5,356 millones 771,247 pesos para los diez partidos políticos nacionales (PRI, PAN, PRD, PANAL, PT, Morena, MC, PVEM, Humanista, PES): 3,909.5 millones de pesos para actividades ordinarias; 1,172.8 millones de pesos para gastos de campaña; 117.2 millones de pesos para actividades específicas como educación cívica e investigación; 156.3 millones de pesos para franquicias postales; y 693,000 pesos para franquicias telegráficas. También las contribuciones de los empresarios amigos, institutos religiosos, “moches” de los funcionarios, cooperaciones voluntarias, etcétera.

Esta millonada de pesos es motivo de reflexión de analistas políticos, académicos, investigadores y “gente de a píe”; pues muchos se preguntan/nos preguntamos, si justica la existencia de tantos partidos políticos, pero más aún, si es necesario su financiamiento. Sobre todo cuando en la praxis política se observa que esto se ha vuelto una agencia de colocación de empleos, patrimonio familiar, refugio para delincuentes o un medio para la impunidad.

Mire usted, dicen lo que de esto saben mucho, que más o menos la presidencia municipal de Xalapa ronda el medio millón de pesos -solo para entrar a la contienda- y que durante la jornada electoral, la cantidad se duplica. Dado que [email protected] de [email protected] contendientes para un escaño federal, antes fueron alcaldes(as) de su localidad y emplearon, muy probablemente esta fórmula, receta o recurso electoral, saben a ciencia cierta cuánto dinero se necesita para levantarse con la victoria.

Y por supuesto, si usted es tan mal [email protected] como quien esto escribe, lo primero que van a hacer es recuperar en un término no mayor a dos años lo invertido; pero, como mucho de ese dinero no salió directamente de sus bolcillos, sino de los amigos, parientes, etcétera, entonces tienen que poner a esos “[email protected] mujeres/hombres a donde hay.

Tema de no poca montura, y que ya empieza a rebasar los límites de la tolerancia; porque no solo es que con nuestro dinero se empoderen y construyan mansiones para sí o para [email protected] cónyuges, [email protected], padres, hijos, y demás parentela; manden a sus hijos a los mejores colegios del país o en el extranjero, compren autos en otros Estados para no pagar tenencia, abran periódicos impresos/virtuales, sino que hacen de este oficio su propiedad personal, de tal manera que impiden, que [email protected] tenga oportunidad saborear las “delicias del poder”.

Estos pro hombres/mujeres de la Democracia, al verse obligados a abrir espacios, mañosamente ponen candados o barreras para que otro que no sea él/ella o alguien cercano llegue. Ahí tiene usted el caso de las candidaturas independientes/ciudadanas que absurdamente se le pide que reúnan casi cuatro veces más de firmas que las requeridas para formar un partido político: para quienes quieran ser candidatos al Senado, el mínimo de firmas será del 2% del electorado de la entidad correspondiente, mientras que para los aspirantes a diputado federal será del 2% del distrito electoral.

Así las cosas con esto de la “polaca” doméstica. El único consuelo que me queda/nos queda es que con nuestro voto podemos cambiar el curso de las cosas. Así que si no queremos que gane tal o cual candidato o viceversa, ejerzamos nuestro derecho a elegir a quien deseamos sea [email protected] [email protected] Solo le recuerdo que la alternancia del 2000 y 2006 fue producto de la participación de la ciudadanía. Así que si alguien le invita a invalidad su voto o le viene con el cuento de que vote por un candidato no registrado o el “Gato Morris”, no se enganche con esta idea. Hoy es por todos conocido que esas estrategias llevan como fin anular su voto y así asegurar que un/una contendiente obtenga la victoria.

Comentario Breve

Hablando de despilfarros, de acuerdo al informa de la Dirección de Cultural, Educación y Deporte del H. Ayuntamiento de Xalapa, cuatro trabajadores de esa dependencia, encabezados por el Regidor Quinto Martín Victoriano Espinoza Roldan y Noemí Santa Brito Gómez se gastaron la “friolera” cantidad de 15 mil 107 pesos para asistir al Congreso Especializado en Ferias, Festivales y Eventos realizado en la ciudad de Guanajuato del 29 al 30 de enero de 2105.

Comparada con los millones que se van gastar en estas elecciones, es una “bicoca”, pero si uno se pregunta como para qué se asiste a un evento de esta naturaleza: ¿para que les enseñen como organizar ferias, festivales o eventos? ¿Para ver que contratan, compran, arrendan?

Digo si ese fue el motivo del viaje, les aseguro que aquí por menos de esa cantidad les organizan cuanto evento se les ocurra. No cabe duda que cuando Dios no da talento, por más que lo busquen no lo van a encontrar; vamos que ni siquiera serán capaces de “tocar la flauta”.