“Para ganar requerimos eficacia política…” planteó en Veracruz a sus correligionarios de partido el dirigente nacional del PRI, y no es para menos porque enfrentan a una irritación social bastante severa y bienes acompañados con el descrédito que caracteriza a la clase política mexicana. Corrupción e impunidad han ido de la mano en los gobiernos, no de ahora sino de mucho tiempo atrás, todo atribuido a los políticos; contra este escenario se enfrentan quienes hacen campaña al interior de una sociedad que siente hartazgo, no la tienen fácil. No pasó desapercibido que destacara el nombre de los senadores José Yunes Zorrilla, Héctor Yunes Lande y del diputado Alejandro Montano Guzmán, quienes lo acompañaron en su reciente gira de proselitismo para su partido.