DeportPor Edvino Rodríguez Portilla

Xalapa, Veracruz.- Mal asunto es que las autoridades deportivas se acuerden de los atletas cuando de tomarse la foto con los campeones se trata. Esto es lo que sucedido en numerosas ocasiones, sucede y seguirá sucediendo, por los siglos de los siglos…

Sin porque las declaraciones que Raúl Guevara Rodríguez hizo hace unos días son una gran verdad ya que cuando se trata de deporte unos ponen el esfuerzo y el dinero por los resultados y cuando hay resultados son otros quienes se toman la foto con los campeones.

El apunte se iba a llamar ¿Quién se cuelga las medallas? En clara alusión a las autoridades del deporte que apoyan a cuentagotas o en definitiva no lo hacen, pero están pendientes de las finales y de los potenciales campeones para formarse con ellos al momento de la fotografía, porque de esta forma justifican un trabajo medianamente hecho y consiguen mantenerse en el puesto, por ellos afirmo que son una mercancía, porque los dirigentes de todos los niveles y rangos han vivido, viven y vivirán de los reflectores a costa del esfuerzo de los atletas y del aporte económico de los padres y finalmente se lanza a los cuatro vientos la historia del apoyo total, del gran respaldo y de que “estuvieron al pendiente de los atletas”, cuando más bien estuvieron a la caza de las medallas, aunque nunca antes se hayan ocupado o preocupado por quienes las ganan.

Lo que señaló Raúl Guevara no es nuevo, pero se agrava más porque realmente sin recibir un peso los entrenadores preparan a los muchachos para ganar y llegar en medida de lo posible a disputar y ganar alguna de las medallas en oferta en la Olimpiada Nacional.

También es cierto que los equipos, en este caso de futbol deben conseguir canchas, con un aporte económico de los papás, porque las autoridades (Instituto Veracruzano del Deporte y ayuntamientos) no apoyan en ese aspecto, ni al menos en alojamiento para las concentraciones ya que los muchachos vienen de ciudades del norte y centro a Xalapa para seguir practicando sistema y estrategia.

Este es un caso en el futbol y aunque los demás no lo hayan señalado así están los demás deportes en especial los de conjunto, en los que los papás le invierten mucho al aprendizaje-desarrollo de sus hijos.

Podrán decir que posiblemente no ganen, pero es donde se debe reflejar el trabajo del área de metodología, que con los cambios espero mejoren las cosas porque, con todo respeto, no es lo mismo Liliana Allen Doll que Artemio Valero Concepción, un personaje que había estado desperdiciado en el IVD, solo falta que hagan caso a sus sugerencias.

Si a esto le agregamos la falta de pago de becas, un tema añejo que la ocasión anterior que se hizo mucho ruido sobre él antes de la salida de Rafael Cuenca Reyes fue en la etapa de Roberto Bueno Campos, quien “mal que bien” tuvo muchos menos problemas que en la actualidad.

Insisto, espero una gran mejora en el  IVD con los cambios. Carlos Sosa Ahumada conoce los problemas de origen, debe saber quiénes los han causado, quienes cumplen su labor y quiénes no, así que manos a la obra.

Debo decir que tiene en la plantilla hay gente valiosa, todo es cuestión de ponerla donde funcione y vigilar que haga su trabajo. Eso no es mucho pedirle al hijo de quien llevó a amigos, parientes y recomendados al organismo deportivo estatal.