Paulatinamente ha ido trascendiendo hacia la sociedad Xalapeña el discurso del candidato a diputado federal por la coalición Partido del Trabajo-Partido de la Revolución Democrática, Alfredo Garcimarrero, sin duda su manera de hacer campaña es una genuina expresión de su personalidad, a juzgar por la sustancia de su discurso propositivo: “Ya tengo fecha de defunción en 2022, así que después de eso ya… voy a ser diputado, si es posible, empiezo en 2015, termino en 2018, me quedan cuatro añitos de tranquilidad, de gozar y ya luego me muero y punto”, aunque puede ser que “cuando la vea de cerquita quien sabe si me rajo…”yo estoy dispuesto a vivir mi senectud, ya la estoy viviendo, me siento bien, soy diputado en grado de tentativa”. Su propuesta legislativa es aprobar la eutanasia en México, una modalidad ya implementada en Holanda, España, Francia, Uruguay y Bélgica. Sobre la inseguridad, señala: “Es cierto desgraciadamente uno tiene que guarecerse en su casa a hora temprana, parece que hay un virtual toque de queda en la ciudad, porque después de que oscurece empiezan a correrse los riesgos”. “Las calles de Xalapa se encuentran en tan mal estado que “tiene uno que mirar para abajo porque si no te tropiezas”. En una de esas, la ciudadanía despierta y lo hace ganar.