Por Mario Javier Sánchez de la Torre

 

El jueves de la semana pasada, Veracruz y México, perdieron a uno de los educadores más importantes de los últimos tiempos, al maestro y político Guillermo Héctor Zúñiga Martínez.

    Como era de esperarse recibió de parte de la población veracruzana, del Gobierno del Estado y en especial del sector educativo estatal, en las instalaciones de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), institución de la que fue titular en varias ocasiones,  el homenaje que merecía.

    Así como también de parte del Ejercito Mexicano, en el Campo Militar número uno de la Ciudad de México, un homenaje póstumo, que inició con un toque de silencio durante la entrega de títulos profesionales de la licenciatura de Protección Civil a 120 capitanes del Ejercito Mexicano, que participan en la implementación que a nivel nacional se hace cada vez que se requiere del Plan DN III.

    Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, no solamente era un excelente maestro egresado de la Escuela Normal Veracruzana, Enrique C. Rébsamen, que dio inicio a su labor docente en la comunidad de Temaxcalapa, en la sierra de Zongolica. También su inquietud por el conocimiento y prestar servicios a los demás, lo llevó a cursar la carrera de abogado en la Universidad Autónoma de México (UNAM). Llegando en esos años a destacar como campeón nacional de oratoria, actividad que cultivo durante su vida y compartió con quien lo solicitó.

    “El Maestro”, como era también conocido, tanto en el ámbito educativo como en el político, actividad esta última en la cual también tuvo una destacada participación, pues fue: el más joven director de Educación Popular, durante el gobierno de Rafael Hernández Ochoa, legislador local y federal, alcalde de Xalapa, dirigente de su partido el Revolucionario Institucional, Secretario de Educación y Cultura de Veracruz (con los gobernadores Fernando Gutiérrez Barrios y Patricio Chirinos Calero). Director General del Instituto Veracruzano  de Educación para los Adultos, en donde inicio la actividad para años después fundar la actual Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV). Director General del Instituto Superior de Educación de Veracruz y desempeñarse hasta estas fechas desde hace ya más de cuatro años como Rector de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, institución que no solamente fundó, sino también ideo y de la cual fue su primer rector.

    Una muestra del trabajo realizado por  Zúñiga Martínez, durante el homenaje que se le rindió en las instalaciones de la SEV, fue expresado por otro maestro, el diputado y presidente de la Junta de Coordinación Política de la LXIII Legislatura, Juan Nicolás Callejas Arroyo así: el maestro Guillermo Zúñiga Martínez deja un gran legado educativo y es un ejemplo a seguir para todos los veracruzanos. Es una perdida lamentable para Veracruz, dado que fue el hombre que contribuyó en gran medida a la construcción de un mejor sistema educativo en la entidad. Dejó una huella imborrable en las generaciones que formó y su legado es un ejemplo  a seguir para todos.

    Por su parte el titular de la SEV, doctor Flavino Ríos Alvarado se refirió a la labor de Zúñiga Martínez así: hizo un recordatorio de su trayectoria profesional en el sector educativo como en el político y en especial se refirió a los dos periodos que estuvo al frente de la SEV. También habló de la intensa labor editorial que llevó a cabo al frente de la UPAV y de los libros que escribió como: Las Obligaciones de los Jóvenes Mexicanos, Diálogos Generacionales y El niño y la literatura universal, entre otros.

    Para quienes conocimos al Maestro y contamos con la deferencia de su amistad, sabemos que la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV), fue una de sus principales pasiones durante los últimos años de su vida, pues llegó a comentar a quien esto escribe: la UPAV tiene un gran éxito porque es la única universidad que llega hasta tu casa. Refiriéndose así, a que estaba planeada para alcanzar cualquier rincón de Veracruz, por lejano y marginado que estuviera o fuera. Pues una de las principales  preocupaciones del maestro y político Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, era poder llevar la educación a todo aquel que tuviera la inquietud de superarse. Hasta luego al amigo y maestro, con quien estoy muy agradecido. Hasta el miércoles. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Lun. 27-abril-15)