Por Flavio Morales Cortés
18 de abril de 2015

Este sábado se espera la visita del presidente nacional de PRI, César Camacho Quiroz, quien recorre todo el país alentando las candidaturas de sus correligionarios. Sin embargo cuando toque suelo veracruzano, lo primero que seguramente llamará su atención es la ausencia de los colores de su partido, es más, difícilmente verá el emblema tricolor en la propaganda de sus candidatos.

De ese tamaño es la vergüenza que los candidatos priistas sienten por su partido, o visto desde otra perspectiva, de ese tamaño es el descrédito nacional que pende sobre el PRI de la mano de un cuestionadísimo presidente como Enrique Peña Nieto, de tal suerte, que sus candidatos prefieren poner distancia de sus siglas por aquello de los daños colaterales.

Le asombrará a Camacho Quiroz que en Veracruz no hay un PRI dividido como quizá suceda en otras latitudes, aunque también le causará asombro ver la indolencia con la que se tratan unos a otros, es decir, no se agreden pero tampoco se ayudan y es más, se evitan unos a otros para no afectarse con sus respectivos desprestigios.

Seguramente nadie le advertirá a Camacho, que los veracruzanos ríen a carcajadas con los spots de televisión de sus candidatos, esos donde descubren algunos de los problemas que aquejan a los ciudadanos, esos mismos problemas que no vieron o negaron cuando apenas hace unos meses tuvieron la oportunidad de solucionarlos desde el gobierno.

Es más, me atrevo a decir que alguna sonrisa se le escapará a Camacho, cuando vea a priistas de hueso colorado, ahora enfundado/as en la casaca del Partido Verde –el Chapulín Colorado sería la epígrafe-.

Pero la sonrisa incontrolable se tornará en grotesca mueca, cuando vea que hay candidatos como Elízabeth Morales García, que ni siquiera saben a qué se va a la Cámara de Diputados y cuya amnesia política le impide ver, que desde que inició su campaña se ha dedicado a ofrecer TODO LO QUE NO HIZO cuando fue presidenta municipal.

Aquí algunas perlas de las que nos ofrece todos los días, la que es considerada como la peor presidente de Xalapa de todos los tiempos:

Reza un comunicado del 11 de abril: “la creación de un nuevo modelo de ciudad debe estar enfocado a dar respuesta a todas las demandas y necesidades de sus habitantes” ¿y luego?, ¿dónde está la sustancia legislativa en la demagogia insultante de todos sus comunicados?

Su discurso va enfocado a tareas que competen directamente al Ayuntamiento de la ciudad, y que no venga con la salida fácil de que como legisladora será gestora bla bla bla.

Apenas culminó sus funciones como presidenta municipal hace un año y en Xalapa nadie alcanza a ver aún donde está el “nuevo modelo de ciudad” que impulsó cuando pudo hacerlo. Xalapa y todos coincidimos en eso, cada vez está peor y en tres años sus problemas se incrementaron lejos de revertirse: más contaminación, más problemas viales, más inoperancia de los servicios públicos y la lista es larga.

Morales García se quedó atrapada en su campaña de hace tres años, porque en ese mismo comunicado afirma: “hoy proponemos la creación de fuentes de empleo en los que la riqueza de pensamiento bla bla bla”.  Sólo baste decir que como presidenta municipal, Xalapa vivió la tasa de desempleo más alta de su historia.

Más de su conflicto de personalidad en el comunicado del 9 de abril, donde dijo en una colonia que iba a “hacer de Xalapa un municipio autosustentable, con más obra púbica, más empleos y mayor seguridad”. El chiste se cuenta solo. De nueva cuenta un candidato a legislador ofreciendo obra pública.

En ese mismo comunicado, se dio cuenta que ofreció a los Comerciantes de Camino Antiguo a Naolinco: “sentar las bases de un modelo de desarrollo económico que explote la vocación artística de Xalapa”, nuevamente algo que no hizo como presidenta municipal y que le correspondía.

La lista es tan grande como la confusión de la candidata ¿del PRI? Quien todos los días en sus comunicados, pareciera que recicla las ofertas que hizo –y no cumplió- cuando pedía el voto para llegar al Ayuntamiento Capitalino. El PRI no arranca, hace agua y el capitán Camacho seguramente se preguntará por dónde comenzar.

 

Contacto:

 

Comentarios a letracapital@nullyahoo.com.mx o en Twitter @moralesflavio