Por estrategia para ganar votos y situarse en una mejor posición respecto de los otros partidos el Partido Verde Ecologista ha arrancado el actual proceso electoral con persistentes violaciones a las reglas del juego establecidas por el árbitro electoral, el INE, debido a esta conducta reiterada se ha hecho merecedor a multas que se acercan a los 200 millones de pesos. En paralelo, los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática exigen que se le retire el registro al Verde Ecologista, lo interesante es que esa solicitud coincide con un movimiento surgido al interior de la sociedad civil encabezado por intelectuales y activistas sociales que recaban firmas para que el INE proceda y se aplique estrictamente la ley en contra del partido infractor.