Por José Luis Ortega Vidal
09 de abril de 2015 

(1)

El candidato visitó un municipio del Sur de Veracruz y decidió recorrer casa por casa algunos de los sectores más empobrecidos del distrito al que pretende representar en la Cámara Baja del Congreso.

La del 2015 es una campaña electoral inédita: sin despensas, sin láminas, sin dinero para mítines y con muertos, muchos muertos…

 

(2)

Político, master en educación, con experiencia en la función pública y en la operación electoral, comparte una anécdota con el reportero:

De la gente que visitó recibió –en algunos casos- la promesa de darle su voto.

De otros, muchos,  la petición de aterrizar recursos y proyectos que generen empleo.

En cuatro casos el candidato fue recibido con el silencio y respondió con la mirada.

Los ciudadanos que toparon con el aspirante en su tarea proselitista le mostraron el periódico del día y las fotos infames de cuerpos cercenados: el tronco desmembrado, las cabezas separadas, los brazos y piernas amontonados.

 

(3)

El reportero le cuestiona: somos una sociedad que ha evolucionado hacia el hartazgo, el dolor, la violencia extrema producto de una serie de fallas estructurales, históricas, sociales, económicas, morales… ¿La clase política a la que representas está dispuesta a evolucionar?

 

  • Interesante tu planteamiento. Sí, debemos entender que este tema tan grave requiere la evolución hacia una responsabilidad compartida: el gobierno con todos sus actores, sean del grupo que sean, del partido que sean, y la sociedad junto a nosotros asumiendo también su responsabilidad. Es algo que, de recibir el apoyo ciudadano, llevaré al Congreso.

 

Sólo juntos y solucionando temas estructurales como trabajo y educación se podrá salir de esta atrocidad, argumenta el candidato.

 

(4)

La charla ocurrió en diario Notisur de Coatzacoalcos durante la visita de José Luis Sáenz Soto, candidato del PRI a la diputación por el distrito electoral XIV con cabecera en Minatitlán.

En Las Choapas, un municipio inscrito en el territorio que recorre, han ocurrido 8 ejecuciones sólo durante los últimos diez días.

La cifra espeluznante incluye el desmembramiento de dos cuerpos arrojados a un pozo artesiano. Una de las víctimas apenas contaba con 17 años de edad.

 

(5)

No obstante, la entrevista pudo haber sido con cualquiera de los más de 30 candidatos que buscan representar a los distritos de Acayucan, Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos.

Los secuestros, asaltos bancarios, extorsiones, ejecuciones, robos a casa habitación están a la orden del día en el Sur de Veracruz.

En todo y pese a todo, incluyendo la presencia de cada vez más organismos policiacos.

Por aquí se anuncia la llegada de más policías y por aquí la delincuencia envía sus mensajes sanguinolentos; los plomazos; los levantamientos en la calle o a domicilio; el robo descarado; el asalto en las inmediaciones de cuarteles de seguridad; una suerte de burla, de reto.

 

(6)

Padecemos, evidentemente, un cáncer del tejido social que no se remedia con medidas policiacas y aparece, a manera de reclamo, en la campaña electoral que recién ha comenzado.