Si los hechos se desarrollan como se están percibiendo en el Distrito Federal, en donde el PRD está sintiendo de cerca el calorcito que le produce MORENA, a parte de los dirigentes perredistas el principal preocupado es el Jefe de Gobierno Miguel Mancera. Hace unos meses nadie se imaginaba un escenario en el que la Asamblea legislativa no estuviera controlada por el PRD, pero MORENA hace ver visiones, sobre todo por el elevado activismo político que Andrés Manuel López Obrador ha empezado a desarrollar en el territorio que gobernó, en donde sin duda tiene muchos seguidores. Por el contrario, Miguel Mancera no cuenta con el mismo arraigo en la base popular que tiene “El Peje”, esa es una desventaja que aprovechará al máximo Andrés Manuel para hacerse de Delegaciones como Iztapalapa, Madero, la Cuauhtémoc y buen número de asambleístas.