“La derecha sin nombre: En Reforma, el historiador, ensayista y crítico literario Christopher Domínguez Michael, escribe que: “México es uno de los pocos países del mundo donde la derecha no se llama derecha […]. No son muchos los panistas que se asumen abiertamente de derecha […] esa inhibición es una herencia del priato, que supuestamente los habría disuadido, a los panistas, a nombrarse como demócrata-cristianos (que es lo que son muchos de ellos) y que le heredó, a nuestro siglo XXI, ese escrúpulo: sigue siendo políticamente incorrecto reconocerse de derecha en México”. (Sinemabrgo.com)