“El daño que sí hacen los spots electorales – En El Universal, la periodista Gabriela Warkentin, escribe que: “duele más una patada en la cartera que en los huevos. No me regañen, no soy yo la ingeniosa […] fue el Partido Acción Nacional (PAN) y uno más de sus spots […]. En el mismo spot un ciudadano comenta “si es así como gastan nuestros impuestos, yo diría que es una chingadera”. Gran argumento, gran calidad discursiva, gran iniciativa […]. Lo que sí no soporto es que nos traten como autómatas prepavlovianos: aviéntales un chicle envenado; tal vez no voten por nosotros, pero por los otros tampoco. Chido, pues […]. El Partido Revolucionario Institucional no se queda atrás […]. Contiendas adolescentes, campañas con hormonas adolescentes. Salvo que nuestros adolescentes por edad son más inteligentes que nuestra política adolescente. El verdadero daño de los spots electorales de la temporada que corre no son la cantidad de ellos ni la duración del proceso. El verdadero daño (y por el cual deberíamos reclamar reparación) es el de la creatividad comunicativa y la concepción de ciudadanía y participación electoral que tienen los partidos que las articulan […]. Vistas las propuestas (es un decir) y la comunicación (es un decir) de nuestros candidatos (es un decir), me atrevo a parafrasear su diagnóstico (es un decir): duele más ir a votar por ustedes que una patada en…”. (sinembargo.com).