Korenfeld hace agua: En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “la buena es que David Korenfeld decidió reconocer el error de haber usado como taxi para él y para su familia un helicóptero de la Comisión Nacional del Agua (Conagua). La mala es que se ve difícil que apenas un tuitazo sea suficiente para que el funcionario logre capotear la tormenta que se le viene encima, dado el clima al interior del gobierno federal […]. Para algunos de sus compañeros de gabinete resulta poco favorecedor que en lugar de dar la cara, Korenfeld haya optado por emitir una declaración vía Twitter. Pero lo que más les preocupa es el hecho de que ni la Conagua ni el propio funcionario han sido claros en explicar cuál fue el destino del viaje en helicóptero. En una “tarjeta informativa”, un documento informal, la dependencia dijo que el vuelo fue al aeropuerto de la Ciudad de México. Pero hay quienes creen que fue, en realidad, al de Toluca. ¿Y cuál es la diferencia? Que en el aeródromo mexiquense muy probablemente los Korenfeld habrían tomado un vuelo particular en jet ejecutivo. Y ahí la pregunta, por supuesto, sería si la aeronave era o no de la Conagua”. (Sin embargo.com)