La Secretaria General del PRI nacional, Ivonne Ortega, estuvo en Córdoba y desde allí dejó una advertencia que debe ser considerada muy en serio: los candidatos serán sometidos a exámenes de control y confianza y que de no pasar la prueba serían excluidos y denunciados. Se les aplicará pruebas antidoping, dijo en reunión con el Comité estatal del PRI, por lo que no pocos estarán preocupados por los resultados del antidoping. Quienes posteriormente estuvieron en la reunión de Orizaba escucharon a la priista que están listos para partirle la madre “a los azules”. Así se llevan.