El gobernador de Morelos, Graco Ramírez (izquierda) y el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza (al centro) abandonaron un acto oficial en la ex hacienda de Chinameca, tras la irrupción de opositores al Proyecto Integral Morelos. Ni tiempo hubo para depositar la ofrenda floral y hacer la guardia de honorFoto Rubicela Morelos
El gobernador de Morelos, Graco Ramírez (izquierda) y el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza (al centro) abandonaron un acto oficial en la ex hacienda de Chinameca, tras la irrupción de opositores al Proyecto Integral Morelos. Ni tiempo hubo para depositar la ofrenda floral y hacer la guardia de honorFoto Rubicela Morelos

Ayala, Mor. El acto oficial por el 96 aniversario luctuoso de Emiliano Zapata terminó en caos. El gobernador Graco Ramírez y el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, salieron huyendo de la ex hacienda de Chinameca ante la irrupción de cientos de campesinos que se oponen a que el agua del río Cuautla sea utilizada para el Proyecto Integral Morelos. Ni tiempo hubo para depositar la ofrenda floral y hacer la guardia de honor frente a la estatua ecuestre donde cayó El Caudillo del Sur el 10 de abril de 1919.

Los invitados al acto oficial debieron pasar por cuatro filtros de policías antimotines del mando único y vallas metálicas con las cuales trataron de impedir el ingreso de los campesinos y jóvenes inconformes con el Proyecto Integral Morelos, que consiste en la construcción de un gasoducto, un acueducto y dos termoeléctricas.

Pero los campesinos de Ayala, entre ellos el nieto del general, Jorge Zapata González, se las ingeniaron para ingresar temprano. Por eso, al llegar el gobernador y Esparza (éste en representación del presidente Enrique Peña Nieto), el recibimiento fue con consignas: ¡Gracoducto no!, ¡Agua sí, Graco no!, ¡Agua sí, termo no!, pero inmediatamente fueron encapsulados por decenas de policías vestidos de civil y otros uniformados para que quedaran lo más lejos del templete.

Si Emiliano viviera…

Durante todo el acto, los pobladores gritaron que si Emiliano Zapata viviera estaría con ellos defendiendo su tierra, su agua y sus pueblos de las autoridades corruptas del estado y el país. Cuando al gobernador le tocó pronunciar su discurso, las consignas arreciaron pero los organizadores subieron el volumen del sonido.

El gobernador les dijo: En el tema del agua andan mentirosamente propagando que vamos a dañar el río Cuautla y sus aguas, eso es una mentira, pero los campesinos le gritaron que el que miente es él y que mejor deje Morelos y se regrese a Tabasco.

Las declaraciones de Graco Ramírez enardecieron más a los campesinos, que traspasaron a la fuerza el tercer filtro y el nieto del general comenzó a exigir a gritos a los uniformados que los dejaran entrar al acto de su abuelo, pues Zapata fue un campesino, no un corrupto y mentiroso.

Los campesinos, jóvenes y adultos, comenzaron a aventarse contra los uniformados y a retirar las vallas y entraron al acto oficial con mantas en las que llevaban impresas la imagen de Emiliano Zapata y escritos, entre ellos uno que dice: Aquí no te enterramos, aquí te sembramos mi general.

Luego vino el discurso de Ruiz Esparza. Apenas comenzaba a hablar cuando una persona logró subir al templete y le dio una vuelta completa diciéndole a las autoridades que violan la Constitución, pero fue bajado a la fuerza por los guardias.

Pasaron unos cuatro minutos cuando, a empujones, jaloneos y al grito de Agua sí, Graco no, los campesinos pasaron la última valla de policías y metales y se metieron hasta el templete. Jorge Zapata tocó los micrófonos para ver si tenían sonido, pero ya estaban apagados.

Para entonces las autoridades ya se habían trasladado a la estatua ecuestre de Zapata, ubicada esta a unos tres metros del templete, para depositar una ofrenda y hacer la guardia de honor, se escuchaba el himno nacional, pero al ver que los campesinos iban hacia ellos no esperaron ni las flores y decidieron irse para la parte de atrás de la ex hacienda de Chinameca donde, en medio de un despliegue de guardaespaldas y policías, subieron al helicóptero de la Comisión Estatal de Seguridad en el que llegaron, y huyeron.

Graco es mentiroso: nieto de Zapata

En entrevista, Zapata González explicó: El gobernador es mentiroso porque en el acto luctuoso argumentó que no se llevarán el agua del río Cuautla, pero entonces por qué los tubos y la maquinaria del acueducto siguen allí en Apatlaco, obra que, recordó, pararon a la fuerza.

En Venustiano Carranza, municipio del centro de Chiapas, más de mil integrantes de la Organización Campesina Emiliano Zapata-Casa del Pueblo bloquearon la carretera que comunica a ese lugar con Tuxtla Gutiérrez, Comitán y otras localidades para demandar la regularización de tierras que tienen en su posesión desde hace varios años.

En el norte de la entidad, cerca de 300 integrantes de la agrupación Nuestro Pueblo de Maíz bloquearon desde las 7 horas la carretera que comunica a los municipios de Yajalón, Tila, Tumbalá y Sabailla. La agrupación informó en un comunicado que estas movilizaciones formaron parte de la campaña permanente por la defensa de la vida y nuestras tierras, aguas, bosques y selvas, por una tarifa justa de energía eléctrica y el rechazo autopista San Cristóbal-Palenque.

El Movimiento Regional Campesino Independiente, integrante de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala-Movimiento Nacional informó que cientos de sus integrantes marcharon o se concentraron en Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Comitán, la costa del estado y otras regiones.

Al mismo tiempo, miembros del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo efectuaron un bloqueo intermitente en la carretera Tapachula-Talismán, que comunica a México con los países de Centro América.

VER ESTA INFORMACIÓN EN:

http://www.jornada.unam.mx/2015/04/11/estados/023n1est