Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
06 de abril de 2015
  • Hectoristas, misma forma de gobernar
  • Duarte abandonó el estado

Pareciera que la candidatura al gobierno de Veracruz se definirá por el número de sapos que los aspirantes estén dispuestos a deglutir.

Y Héctor Yunes está ganando esa prueba.

Vamos a ver:

Los dos últimos fueron su asistencia al inicio de campaña de los candidatos priistas Tarek Abdalá, por Cosamalopan, y Alberto Silva, por Tuxpan. Uno identificado plenamente con Fidel Herrera y el otro el verdadero y real elegido de Javier Duarte para ser el abanderado del PRI en la elección gubernamental del 2016.

¿Dónde quedó el discurso de rompimiento de Héctor Yunes con Javier Duarte y toda la línea de la Fidelidad?.

Allá atrás, en el pasado.

Hoy, en un doble discurso, Héctor Yunes primero arremete contra Javier Duarte y ahora se deja ver acompañando al gobernador y a sus cercanos, en diversos eventos; y además de los hectoristas que ya están en el gabinete se menciona que pueden abrir más espacios para su gente.

Un doble discurso que muchos notan y cuyas contradicciones será muy difícil de borrar.

La credibilidad hacia Héctor Yunes queda atrapada en el espacio vacío que hay entre ambas posiciones.

Pues bien, empecemos con los dos últimos sapos: ¿Quién es Tarek Abdalá?.

Tarek Abdalá durante el gobierno de Fidel Herrera fue miembro del Consejo de Administración de los Halcones Rojos, cuando estos los manejaba Rosa Margarita Borunda, y después fue Director de Finanzas y Administración del DIF, también con Fidel Herrera, para luego pasar con el mismo puesto a la administración de Javier Duarte y luego ser ascendido a Tesorero de la Secretaría de Finanzas.

Muestra de su cercanía con la familia Herrera Borunda es su buena relación con Javier Herrera Borunda, quien estuvo en el inicio de su campaña, aún cuando este último está registrado como candidato a diputado plurinominal en la lista del Verde, pero con asiento en Chiapas.

Ese fue un gran sapo, por la mañana.

Luego Héctor Yunes debió viajar como 6 horas en carretera (¿O habrá utilizado algún transporte aéreo?) para llegar hasta Alamo y estar en un evento de campaña de Alberto Silva. Lo peor, Alberto Silva ni se preocupó por poner en su primer boletín a Héctor Yunes más allá de la mención.

Antes, el 29 de marzo Héctor Yunes asistió al Congreso de la “Luz del Mundo”, acompañando a Javier Duarte.

Javier Duarte le vendió el acto como una muestra de apoyo en este momento en que la discusión política en Veracruz se centra en quien será el candidato del PRI al gobierno del estado para el 2018.

¿Porqué esto es así?.

La “Luz del Mundo” es una corriente religiosa ampliamente apegada al PRI, tanto que cuando Jorge Carvallo Delfín, era el dirigente estatal del PRI, le dijo a un par de lideres de las iglesias evangélicas del estado que la Luz del Mundo tenía un “convenio” con el PRI.

Y durante el evento con la Luz del Mundo esta condición se ratificó cuando Javier Duarte le “entregó un reconocimiento al director internacional de la Luz del Mundo, Apóstol Naasón Joaquín García, por la labor social que realiza en favor de las familias veracruzanas”, según dice el boletín emitido.

¿Y cuál es esa labor social?

Héctor Yunes conoce la condición de aliados de la Luz del Mundo, porque fue dirigente estatal del PRI y sabe de la fuerza de arrastre electoral que tiene esa tendencia religiosa.

Ahí el Senador priista habló y fue aplaudido por Javier Duarte. De hecho le toco la posición estelar para cerrar el evento.

Y Duarte y Héctor platicaron después del evento, aparte, durante un buen rato.

Pero, ¡Oh circunstancias!. La foto oficial del Gobierno del Estado corta a Héctor Yunes ¿vergüenza?, ¿ganas de no convalidar la alianza? (aquí puede ver el boletín y la foto http://www.veracruz.gob.mx/blog/2015/03/29/libertad-de-culto-garantizada-en-veracruz/# )

Otra muestra, evidente, palpable, de esa cercanía con el gobierno del estado (¿y otro sapo engullido?) fue como Harry Grappa, como Secretario de Turismo lo llevó a la inauguración del evento de promoción turística “Xalapa, Así de cerca”.

La distancia que Héctor Yunes marcó antes hacia Javier Duarte, hoy debe redimensionarse, para presentarla como un acercamiento ¿estrecho?

O si quiere seguirse mostrando alejado del gobernador, Héctor Yunes debe cambiar sus actitudes.

Cuando un político genera una imagen diferente a lo que quiere proyectar, significa que su comunicación política está fallando por completo.

Y un político que tiene los reflectores puestos en si y que provoca que la sociedad lo vea de manera distinta a como quiere, induce un desgaste de su imagen y de su credibilidad.

Los fuegos prendidos por Héctor Yunes en los discursos incendiarios que dio tanto en Veracruz como en Minatitlán, son todavía recordados.

De hecho ahora se menciona que pueden abrirse nuevas posiciones para los hectoristas, como las asignadas a Yolanda Gutiérrez Carlín, como secretaria de Protección Civil, Edmundo Martínez Zaleta, como director de Tránsito del Estado, y Salvador Mellado Villalobos, como subsecretario de Vinculación con Instituciones de la SIOP.

Héctor Yunes afirmó que el no intervino para que les dieran esos puestos.

La presencia de los funcionarios ligados a Héctor Yunes hasta ahora no ha significado cambio alguno en el modo de ejercer el poder.

Los alcaldes se quejan de que les prometen en la Secretaría de Protección Civil que “ahora sí” les harán llegar los apoyos en especie (despensas, laminas, cocinas móviles y demás indispensables ante las afectaciones por desastres a la población) y que les ayudarán a obtener los recursos de la Federación correspondientes a los planes de protección civil bien integrados, con el respaldo –precisamente- del senador Héctor Yunes, que es el presidente de dicha Comisión en el Senado, y por lo mismo puede tener cercanía con la instancia federal.

En Tránsito del Estado, en cambio, Edmundo Martínez Zaleta lo que ha buscado es el despedir al personal que estaba cuando le dieron posesión, para acomodar a sus cercanos, lo que no ha podido hacer porque los anteriores funcionarios se agarraron con uñas, dientes e influencias.

Cada uno de los que estaba –y sigue- es un servidor real del grupo de Arturo Bermúdez, el Secretario de Seguridad Pública, y jefe de Edmundo Martínez, por tanto.

Martínez Zaleta nada hizo contra el oprobioso negocio particular de las grúas que levantan vehículos particulares por todo el estado para hacer fuertes cobros por arrastre y corralón.

¿Será que también está ya en ese enjuague?.

A Salvador Mellado en cambio se le acercaron los constructores cercanos a Héctor Yunes y otros que dicen serlo, intentando recuperar parte de lo que les debe el gobierno del estado, pero sin resultado positivo alguno.

¿Salvador carece de capacidad de operación o es demasiado selectivo en las promociones que hace?.

Como sea, no hay un cambio sustancial en la forma de llevar la gestión publica de los funcionarios ligados a Héctor Yunes con el resto de la administración de Javier Duarte.

¿Tan pronto se asimilaron?.

En fin, ¿cuántos sapos más deberá tragar?

 

DUARTE ABANDONÓ EL ESTADO

El 31 de marzo fue el último día que Javier Duarte se dejó ver en este periodo de Semana Santa.

Después de eso desapareció del estado, como lo hace cada vez que se le ocurre.

El portal El centro publicó que a las 16:45 abordó en el aeropuerto de Veracruz una aeronave tipo Citation 680 matrícula EXA-CAR a nombre de Servicios Aéreos Across, con destino a Arizona, Estados Unidos.

La empresa se autopromociona como un servicio de lujo.

Y al atardecer de este domingo no aparecía.

¿A dónde se habrá ido de vacaciones?