Por Flavio Morales Cortés
11 de abril de 2015

La Seguridad Social en el país está en crisis, a punto del colapso. El gobierno culpa a la pirámide poblacional, dice, asegura, que los jubilados están ahorcando al sistema pues son más que los trabajadores activos. En respuesta, los derechohabientes ven mala administración, corrupción y despilfarro de los recursos.

Lo alertó en su momento el exsecretario de Salud de Veracruz, Juan Antonio Nemi Dib, los programas sociales asistencialistas se convirtieron en una carga descomunal para las instituciones hospitalarias y de seguridad social y sin embargo, parece que no hay un replanteamiento de la estrategia.

Tanto el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) como el Instituto al Servicio de la Seguridad Social de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), viven un panorama desolador: no hay recursos que alcancen para amortiguar el impacto de la demanda, mucho menos para revertir los grandes rezagos que hay en el sistema.

Por eso resulto agradable escuchar que un funcionario responsable de estas áreas, sea realista ante el reto que enfrenta y no pretenda maquillar la realidad, por el contrario, asuma al toro por los cuernos para aportar en la medida de lo posible, para solucionar lo imposible.

En breve charla, el delegado del ISSSTE Renato Alarcón Guevara, hace un diagnóstico veloz pero preciso de la institución que administra en Veracruz a poco más de seis meses de haber llegado al cargo.

Por principio de cuentas, explica, ha roto barreras entre derechohabientes y delegado, haciendo accesible su oficina a los usuarios para lo que en promedio destina 10 horas al día cuando no está recorriendo alguna instalación de la dependencia en otro municipio.

Es un tema que no resulta menor, pues en una dependencia de estas características es medular que la atención se personalice y en este caso, el ejemplo se viraliza, algo muy necesario para que los más de 4 mil trabajadores del ISSSTE en la entidad recuperen una mística de trabajo muy ligada a la labor social.

Tan sólo en el periodo de julio a diciembre, el delegado recibió en sus oficinas a mil 132 personas que llegaron a la delegación, pidieron una cita y solicitaron dialogar de manera directa con él.

Lo que equivale a casi 190 audiencias mensuales en tiempos de oficina del funcionario federal, es decir 10 audiencias a diario, cifra que no tiene comparación en los últimos años.

De julio a diciembre el funcionario federal realizó 46 comisiones entre las supervisiones y visitas a las Unidades Médicas de Tuxpan, Xalapa, Córdoba, Veracruz, Poza Rica, Coatzacoalcos, Martínez de la Torre, Minatitlán, San Andrés Tuxtla, Orizaba, Zongolica, Naranjos, Acayucan y Vega de la Torre.

Estos recorridos comienzan a dar frutos en mejoras paulatinas en la atención de ventanilla. Por supuesto, esto no es suficiente para combatir el desabasto de medicamentos, o el rezago en equipamiento e infraestructura, eso se le advierte en la charla a Renato Alarcón.

Lo tiene claro y para contrarrestar, ofrece una administración eficiente de los recursos que estén a su alcance, así como intenso cabildeo con otras instituciones para que proyectos que parecen inalcanzables, se cristalicen.

Son poco más de seis meses de trabajo, esperamos que el inicio entusiasta y comprometido de su gestión, se mantenga, que no baje la guardia.

 

Versales.- Si no fuera un tema tan serio, sería como para morirse de la risa el spot de los candidatos del PRI a las diputaciones federales de Veracruz. ¿Quiénes les asesoran en el marketing?

¿O cómo piensan que van a tomar los ciudadanos los diálogos de su comercial, en los que “descubren” las necesidades de los ciudadanos? Lo menos que uno se pregunta es ¿Qué hizo Erick Lagos cuando fue secretario de Gobierno para combatir el éxodo de veracruzanos a Estados Unidos, sobre todo con leyendas negras sobre ganancias millonarias que producía su oficina con cada manifestación que llegaba a la capital?

¿O piensan que la gente no recuerda que apenas hace un año Elízabeth Morales fue presidenta municipal de Xalapa y no atendió ninguno de los temas de los que habla en dicho spot o en sus comunicados de prensa?

Mención aparte el caso de Anilú Ingram, diputada local que abandonó el barco a pesar de haberse comprometido a cumplir el periodo completo.

Subestiman a las audiencias y eso, eso tiene un costo.