Roberto
Sociedad 3.0

Roberto Pérez Moreno, alias “Juanelo”, el controvertido alcalde de Coatepec, finalmente pidió una licencia de 59 días al cargo de edil, informó el secretario del Ayuntamiento, Fernando Fernández Contreras, con lo que se determina la situación jurídica respecto de sus ausencias de los últimos días al frente de las labores municipales, y también sobre su eventual participación en el asesinato del tesorero de ese ayuntamiento, Guillermo Pozos Rivera, ocurrido en agosto del año pasado.

 La asunción de Juanelo al frente del gobierno municipal estuvo llena de especulaciones y controversias. Ciudadanos coatepecanos no confiaban en la estabilidad del posteriormente edil, porque era famoso en su pueblo, pero por la vida de disipación, fiestas y excesos que protagonizó desde su juventud y de la que nunca prescindió.

Sin embargo, la política lo llevó primero a la diputación local y luego a gobernar a sus paisanos.

El abogado y también ex alcalde, Diego Hernández Alonso, lo inoda como presunto responsable de la muerte del tesorero, ante lo que Pérez Moreno declaró este día que es inocente y por su parte acudió a deponer ante la Fiscalía estatal sobre este asunto.

Desde hace meses se ha venido especulando sobre la salida de Juanelo del gobierno municipal, así como sobre su eventual caída, pero las versiones arreciaron ante su ausencia del evento donde el gobernador transfirió la fuerza policial veracruzana al mando único de la fuerza estatal y fuerzas federales. Pérez Moreno declaró haber estado ausente por tener que atender a su madre enferma.

Roberto es parte de una familia de cafetaleros y criadores de caballos dueños de propiedades en la congregación El Grande. Durante su gestión municipal han arreciado los problemas domésticos de Coatepec, como los relacionados con la basura, pero sobre todo ha aumentado alarmantemente la ola de violencia, con robos, secuestros y asaltos.

La molestia e irritación de diversos sectores sociales coatepecanos era manifiesta, pero el alcalde continuaba gobernando sin que las críticas de sus gobernados le dieran el mayor cuidado.

La mala administración de la seguridad tuvo una cresta cuando en septiembre de 2014 fueron detenidos el subdirector Operativo de la Policía Municipal de Coatepec, Eder Omar Álvarez Tapia, el escolta del subdirector operativo, Jairo Brígido Caballero Espinoza,  y el motociclista policíaco Francisco Sandoval Hernández, como presuntos involucrados en el asesinato de Guillermo Pozos; más tarde, a mediados de febrero fue detenido Juan Carlos Novoa Martínez, asesor de Seguridad del alcalde.

Los ex policías admitieron haber “levantado” a Guillermo Pozos Rivera, pero dijeron que los encargados de ejecutarlo fueron dos sujetos apodados “Argenis” y “Apache”, también ex policías de Coatepec.

Esto ha dado pie a considerar que el hoy alcalde con licencia estuvo tras la ejecución del tesorero Pozos Rivera.